En el Bajo Belgrano, una oficina se transformó en el primer departamento de una productora de moda

Crédito: Inés Tanoira. Producción de Flor Vicente Lago.
Carmen Güiraldes
(0)
14 de febrero de 2019  • 12:32

En el Bajo Belgrano, Luli Fernández Navarro (29 años), una de las fundadoras de @sodaestudio, una agencia de marketing digital, armó su primer hogar. Este departamento en PB con patio es el compendio de todas esas cosas que quiere tener siempre cerca. Ella cuenta que cuando era chica se mudó mil veces y que, en cada nueva casa, su mamá les daba a sus hijos la opción de arreglar el cuarto que les tocaba como más les gustara. Entonces tuvo uno rosa, y después uno blanco y hasta una casita antigua para ella sola que ambientó con muebles de estilo. "Desde chica me gusta la deco. Ya antes de vivir sola tenía la manía de ir a mercados de pulgas a comprar muebles", nos cuenta. Luli se la pasa pensando cómo mejorar el espacio donde vive, porque le gusta cambiar. Aunque algunas cosas no cambian nunca: las fotos de viajes, los libros, su obsesión por los mapas, las plantas y una heladera roja muy fifties, que no piensa descartar por nada del mundo.

Comedor diario

“Hace poco, mi mejor amiga se mudó al piso de arriba, así que muchas veces subo a comer o vienen ellos a casa. Es como un vecindario”.
“Hace poco, mi mejor amiga se mudó al piso de arriba, así que muchas veces subo a comer o vienen ellos a casa. Es como un vecindario”. Crédito: Inés Tanoira. Producción de Flor Vicente Lago.

Foto: el comedor conecta al patio y, cuando son muchos, cocinan afuera pero comen adentro. En el comedor, maceta de cemento con plantas ( @somoslinneo). En el patio, camastro con almohadones y mesa baja con bandeja de cuarzo ( @landmark_ar). Sobre la mesada de la cocina, bandeja espejada con diseño en dorado ( @lamejoranfitriona).

La protagonista absoluta del comedor es la heladera. "Era de mi profesora de arte: la tenía en su casa sin uso y yo se la compré. La mandé a arreglar y la pinté de color rojo con soplete. De vez en cuando alguien me dice que tengo que cambiarla, pero ni pienso. Anda bárbaro, enfría genial, aunque tuve que comprar un freezer aparte". El patio es el lugar de reunión en verano y en invierno y tiene una parrilla a carbón donde prepara de todo cuando vienen amigos o familia. "¿Hasta cuándo me imagino viviendo en esta casa? Mmmm, me puedo imaginar conviviendo con alguien acá, definitivamente".

Cuarto

Crédito: Inés Tanoira. Producción de Flor Vicente Lago.

Foto: sutiles notas rosadas que quedan muy bien con el gris de la cabecera de la cama. Alfombra a rayas ( @huitruhome), maceta con planta ( @somoslinneo), velador ( @decolamerced) y cuadros de mapas ( @andromedapapercut).

Nacida y crecida en Zona Norte, jamás pensó que terminaría viviendo en la Capital. "Pero ahora no me voy más. Amo este barrio, me gusta mucho salir caminando a comer a los restaurantes de la zona". El cuarto es muy pacífico, también en la decoración. En el muro que lo divide del baño, una composición con polaroids de sus viajes con amigas. "Hacemos religiosamente uno o dos viajes por año, sobre todo con las solteras del grupo".

Patio interior

Crédito: Inés Tanoira. Producción de Flor Vicente Lago.

Cuando su papá le propuso que se mudara a este departamento, que era de él, Luli aceptó, pero con la condición de hacerlo todo de nuevo, imprimiendo su estilo y su onda. "Es una PB a la calle que funcionaba como oficina, así que lo primero que hice fue sacar todas las puertas de vidrio que dividían los ambientes".

“Me encanta viajar y, aunque trabajo en la era digital, soy muy de la vieja escuela. Muy del mapa de papel, del anotador, del collage”.
“Me encanta viajar y, aunque trabajo en la era digital, soy muy de la vieja escuela. Muy del mapa de papel, del anotador, del collage”. Crédito: Inés Tanoira. Producción de Flor Vicente Lago.

Foto: los dibujos enmarcados son de @fargstudio. Macetas y plantas de @somoslinneo; velas de @blasforcandles.

El patio era el típico interno gris y pelado de las oficinas, con apenas una maceta triste. Pero ella lo aprovechó transformándolo en un ambiente más, que usa tanto en verano como en invierno, porque está a resguardo. "Estoy muy orgullosa de mis plantas. Las cuido desde que son chiquitas. Me gusta estar acá, es un patio muy silencioso y paso mucho tiempo trabajando o simplemente relajando". Los muebles del patio son un camastro y una mesa baja que Luli mandó a hacer a un carpintero amigo con un diseño que le gustaba. "¿Qué le falta a esta casa?", le pregunto. "Me queda pendiente integrar la cocina para darle más luz a todo el espacio".

¿Y qué cuentas deco sigue?

@kinfolk, @cerealmag, @designtales, @archdigest, @interiordesignmag, y más

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.