srcset

Bestiario

En Córdoba. Lo rescató, lo rehabilitó, lo dio en adopción y su final fue inesperado

Jimena Barrionuevo
(0)
9 de octubre de 2019  • 00:39

Fue una imagen que Carolina Moya (36) ya había visto una y otra vez. Allí, al costado de la ruta estaba Muki, tan flaco que hasta se veían sus costillas de lejos. A su lado, yacía su hermano muerto de apenas unos pocos meses de vida. "Cuando nos dieron el aviso y llegamos al lugar, pudimos advertir que Muki estaba anémico y deshidratado y que necesitaba atención veterinaria", recuerda. Pero pasaron unos días hasta ella y otras voluntarias de VACE -un grupo de vecinos de la zona de Cruz del Eje, en la provincia de Córdoba que rescata animales en situación de abandono- lograron ganar su confianza. Y así, un día de lluvia, con comida rica, mucha paciencia y dedicación finalmente lo lograron.

Una vez en la casa de Carolina, le dieron los primeros cuidados y de inmediato partieron hacia el consultorio veterinario. A Muki le llevó un largo tiempo recuperarse de las secuelas de la vida en la calle. Pero finalmente salió adelante y fue dado en adopción.

"Muki era un perrito muy dulce y miedoso cuando apenas llegó a mi casa", cuenta su adoptante, Paola Godoy. " El era distinto a los demás perros que viven en mi casa. Si yo no lo invitaba a pasar, él no lo hacía. Adoraba comer pollo o carne, eso era su comida favorita. Al principio, cuando llegó, costó mucho que agarrara confianza, pero después, al cabo de un tiempito, empezó a tener un excelente vínculo y establecimos una relación muy linda. Él era muy obediente y apenas le decía su nombre venía moviendo su cola".

Mientras, el trabajo de los voluntarios de VACE continuaba sin descanso. Día y noche, acudían a rescatar a una incontable cantidad de animales abandonados a su suerte en los canales, en las rutas, caminos, descampados de las zonas aledañas. Incluso hay quienes dejan a los perros en el Dique de Cruz del Eje para que el caudal de agua arrase con sus vidas. Tres veces por semana, viajaban 40 km hasta Capilla del Monte para castrar a los machos y hembras en edad reproductiva.

Muki pasaba la mayor parte del tiempo dentro de la casa de su humana, en el barrio Santa Rita. Pero tenía que salir a hacer sus necesidades y un descuido, llamó a la tragedia. El patio trasero de la casa tenía una salida que estaba mal cerrada y salió hacia la ruta. Paola lo encontró tendido en la puerta de su casa: había sido envenenado.

"La muerte de Muki nos tocó de cerca porque él fue uno de nuestros tantos rescatados. Estábamos felices de haberlo dado en adopción y que tuviera una familia que lo amara. Nunca se nos cruzó por la cabeza que iba a tener tan triste final. Estamos juntando testimonios y denuncias sobre los envenenamientos. El caso de Muki no fue el único y pudimos registrar más de cinco en una sola semana", dice Carolina con dolor. Y agrega que el de los perros en situación de calle es un asunto que excede a lo que un grupo de voluntarios pueda abarcar.

"Hacen falta campañas masivas de castración y que el Municipio ofrezca soluciones. Hasta junio de este año contábamos con el proyecto de la Asociación Civil Almitas, creada en 2012 y que ofrecía castraciones de bajo costo para las localidades de Capilla del Monte, Cruz del Eje, Villa Giardino, La Cumbre, La Falda, Cosquín, Villa del Soto y San Esteban, entre otros. En siete años esterilizaron a más de 5 mil perros y gatos, controlando así la superpoblación. Pero una denuncia alegó que la Asociación no contaba con la habilitación correspondiente para el quirófano y fueron suspendidas las cirugías que allí se realizaban. No entendemos qué pasó porque sabemos que la habilitación estaba al día y había sido otorgada en 2013 por el Ministerio de Salud de la Nación", explica Carolina.

Hoy, desde VACE, solo consiguen cuatro castraciones por mes. El Estado está ausente y los animales pagan el precio con sus vidas. "Necesitamos con urgencia un programa de castración que se sostenga en el tiempo y que la población entienda y se involucre en lo cotidiano", concluye Carolina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.