En el MoMA, sobre ruedas