En invierno, el té de la tarde se viste de gala

La vajilla da cuenta de una tradición que conserva su poder de seducción
(0)
22 de junio de 2002  

De origen milenario, el té encierra más secretos de lo que se podría suponer. Sus fuentes se remontan unos 5000 años atrás, cuando los chinos descubrieron las virtudes de unas delicadas matas de la especie Camelia sinensis . Cultivado también en la India, llegó a Occidente de la mano del imperio británico, que poseía colonias en esas lejanas regiones.

Así se perfilaron dos modos diferentes de disfrutar, preparar y hasta compartir esta aromática infusión. En la actualidad (globalización mediante) es relativamente sencillo recrear tanto la tradición europea como la sutileza oriental a la hora de paladear una humeante y aromática taza de té.

Dos grandes tradiciones

En Japón, la infusión que nos ocupa es central para la realización de una antiquísima ceremonia. Denominada Chanoyu, tiene 800 años de antigüedad y los monjes budistas la realizan como ayuda para las prácticas de meditación. También tiene el sentido de lograr una comunión con los otros y con el entorno natural.

Se emplea una variedad especial de té, diferente del de todos los días. Los participantes de este rito comen ligeramente y comparten grupalmente la bebida que ha sido preparada y servida por un anfitrión.

"Al tomarlo, lo hacen de un modo extremadamente codificado -destaca Christian Zorrer, instructor de cocina del Colegio de Cocineros Gato Dumas-. Emplean movimientos lentos y medidos; ningún gesto debe estar de más. Asimismo, los pocos comentarios que se hacen deben formularse en voz baja. Los maestros del té son eruditos, personas que saben sobre arquitectura, arte... El ritual forma parte de su cosmovisión y lo aprovechan para contemplar en qué se basa la armonía."

La variedad más consumida en Oriente es el té verde, de sabor fuerte y color claro. Estas características se deben a que no está fermentado: las hojas se secan inmediatamente después de la cosecha.

También se emplea el oolong, algo más suave que el anterior y apenas conocido entre nosotros.

Respecto de la vajilla, lo más característico son los cuencos sin asas. Los orientales sólo ingieren la infusión cuando su temperatura descendió lo suficiente como para que las pequeñas vasijas puedan tomarse con las manos.

Por su parte, los ingleses fueron los principales responsables del ingreso del té en Europa. En un primer momento le daban un uso exclusivamente medicinal. Con el tiempo descubrieron los diversos matices de sabor que les ofrecía. Así se convirtió en la infusión favorita de la aristocracia.

Con el paso del tiempo llegó a popularizarse y deleitar los paladares de todos los sectores sociales.

A diferencia del gusto oriental, Occidente se inclinó decididamente por el té negro. Su color se debe a que las hojas se secan sólo después de fermentarse. Se consiguen infinidad de variantes, logradas gracias al aporte de especias y cítricos. Por ejemplo, el Earl Grey incluye cortes de bergamota y el Lady Grey, mandarina.

Mientras que los asiáticos prefieren emplear vajilla de diversos colores o formatos, el gusto europeo impuso los juegos completos, en los que cada elemento combina con el resto. Sin duda, los británicos son el principal referente, particularmente en las versiones de porcelana. Incluso establecieron la medida de la tetera tradicional que debe albergar aproximadamente un litro de agua.

Por su despliegue de tea cakes, scons, galletitas de manteca y mermelada, el célebre Five o´clock tea impuso pequeños accesorios y esmerada mantelería. Los ecos del exotismo colonial, por otro lado, persisten en el delicado sabor de los panes de especias (saborizados con jengibre, canela o clavo de olor).

Todas las opciones

¿Qué tipos de mesa de té es posible organizar en la actualidad? En principio, se encuentra a nuestra disposición la mayoría de los utensilios puestos a punto después de largos siglos de tradición europea. Hay casas que ofrecen juegos completos (tazas, platos, lechera, azucarera, cubiertos, bandeja) de porcelana inglesa. Los coleccionistas pueden optar por delicadas piezas británicas, pintadas a mano y con formas de casas, torres y castillos.

También es posible hallar elegantes juegos de metal plateado, de Francia. Por otro lado, quienes prefieren el diseño moderno se inclinarán por los jarros de porcelana o las teteras de acero inoxidable. Pero si la idea es indagar en el estilo oriental, habrá que optar por piezas tradicionales japonesas. Inlcuso, Lejano Oriente cuenta con un pequeño museo en el que se pueden observar obras chinas antiquísimas.

Finalmente, algunas claves para elegir la tetera adecuada. Los modelos de hierro, estaño y terracota son los indicados para el té de Ceylan, Africa y la variedad Assam.

Los de porcelana, en cambio, se prestan a modalidades más livianas, como el Darjeeling. Y, si desea convertirse en un degustador de primera línea, no dude en adquirir más de una. Así, podrá destinar diferentes teteras a la realización de diversos tes, y evitará que se mezclen sabores y aromas.

Modelos y precios

  • Posasaquitos de té: en porcelana blanca, $ 1,70. Portasobrecitos, 2,90; en vidrio, $ 2 (Bazar La Luna).
  • Bandejitas: rectangulares, en porcelana, desde $ 6 (Bazar La Luna).
  • Teteras: desde $ 11. Tazas de té, en porcelana blanca, desde 4,50; decoradas, desde $ 9,20 (Bazar La Luna).
  • Tazas de té: en porcelana, desde $ 9,50. Teteras , desde 40 (Ici Regalos).
  • Infusores: desde $ 15. Servilleteros, desde 3,90 (Ici Regalos).
  • Tetera tradicional japonesa: en hierro fundido, con colador, desde $ 178. Pocillo chino , confeccionado con la técnica de stoneware (antigua cerámica japonesa), desde 12 (Lejano Oriente).
  • Taza con plato y asa: hechos con la técnica de stoneware, desde $ 15 (Lejano Oriente).
  • Bandejas de bambú y rattan o esterilla: tamaño grande, desde $ 41 (Lejano Oriente).
  • Juegos de té: bañados en plata o peltre, de diseño exclusivo. Incluyen tetera, lechera con tapa, azucarera con pinza, colador, bandeja y caja, desde $ 237 (Lejano Oriente).
  • Cuencos de té: desde $ 6. Colador , desde 6 (Bepinel).
  • Infusores: desde $ 4 (Bepinel).
  • Teteras de porcelana: desde $ 30. Tetera blanca, de porcelana china, con manija de bambú, $ 33 (Bepinel).
  • Cajas de té: desde $ 35 (Bepinel).
  • Fuentes consultadas: Bazar La Luna: Tacuarí 601; 4334-0301. Ici Regalos: Cabello 3646. Lejano Oriente: Niceto Vega 5374; 4779-0452. El Gato Negro: Corrientes 1669; 4374-1730. Cristian Zorrer, instructor de cocina de Gato Dumas Colegio de Cocineros: 4783-3357. Bepinel: Arenales 1143. L´Interdit: Arenales 1412. Línea Internacional: Arenales 1145. Gino Maito: Avda. Santa Fe 1166

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?