srcset

Decoración

En Núñez. Un dúplex luminoso con doble altura y objetos reciclados

Soledad Avaca Cuenca
(0)
1 de julio de 2019  • 15:06

Era una mañana bien de otoño, con una lluvia suave que daba para un té calentito y una charla tranquila, de esas que cuentan historias. Así nos recibió Flavia Radici en este depto, lleno de luz y buena vibra. Es diseñadora gráfica y fotógrafa: trabaja freelance como comunicadora visual ( con mucho home office) y vende las fotos de sus viajes, a través de su cuenta de Instagram ( @yosoyfla). Dice que puede pasar horas mirando deco por Pinterest, "casi como un hobby", pero su verdadera afición es la pintura y, aunque confiesa que solo agarra el pincel cuando está inspirada, creó lindas obras de arte para su casa, que se mezclan con las de otros artistas. A este dúplex llegó hace tres años, después de mucho buscar: el barrio de Núñez, los enormes ventanales, la luz natural y la vista verde también fueron clave al momento de elegir.

Crédito: Inés Tanoira. Producción de Florencia Vicente Lago.

MODO HOME OFFICE

La escalera la conquistó por completo, porque siempre soñó con vivir en un departamento "tipo casita". En cuanto a la deco: objetos comprados en viajes, muebles a medida y regalos significativos de sus abuelos, como la vajilla que ama. "Cada tanto, me gusta poner la mesa linda para mis amigas". El resto de los días, el comedor se usa más como oficina. A Flavia siempre le gustaron los lofts y en este dúplex encontró esa onda que buscaba. Arriba, descansa, y abajo, trabaja: es su fórmula exitosa para dividir la casa de la oficina. "A la mañana, cuando arranca el día, trato de bajar con todo lo que necesito para no volver a subir y tentarme con la idea de trabajar en la cama".

Crédito: Inés Tanoira. Producción de Florencia Vicente Lago.

Izquierda: este cuadro lleva su firma. "Colgarlo fue toda una aventura. Até cintas y pashminas atrás del bastidor y lo subí. Para que no se soltara y se rompiera, ¡lo di todo!". Derecha: espejo y mesa de comedor, que ella diseñó (Cull Deco).Toque verde, en recipientes de vidrio (Cut The Glass).

COMEDOR

"Sabía que este sector iba a ser mi oficina, por eso, diseñé una mesa grande y elegí sillas Bertoia, que combinan con el estilo y me resultan cómodas", nos comparte sobre el armado de su comedor. Cuando se queda en casa, la rutina es más o menos así: baja temprano por la mañana, se prepara una taza de chocolate caliente y activa el día de trabajo con música tranquila de fondo. Para el sector, eligió unas lámparas que consiguió por $100 y pintó con aerosol negro, una alfombra que compró en Grecia por Internet y una foto enmarcada de su último viaje a Uruguay, donde estuvo trabajando por tres meses.

EL LIVING

Izquierda: maceta de fibra de vidrio (Urban Pots Shop) sobre banco antiguo, comprado en el Mercado de las Pulgas.
Izquierda: maceta de fibra de vidrio (Urban Pots Shop) sobre banco antiguo, comprado en el Mercado de las Pulgas. Crédito: Inés Tanoira. Producción de Florencia Vicente Lago.

Mucha luz natural para este sector de la casa que la inspira. Lo armó con un sillón de diseño propio, una mesa ratona que compró en el Mercado de las Pulgas (¡fue su primera compra para la casa!) y un dúo de alfombras: una de herencia familiar y la otra comprada en Londres. A la noche, cuando todo está en silencio, piensa, resuelve y define: "En este sillón, decidí irme a trabajar a Uruguay y dejar mi casa por unos meses. ¡La extrañé tanto como a una persona!", se ríe.

DORMITORIO

Ropa de cama y almohadones en tonos grises (Casacas). Sobre la alfombra que compró en Londres, puf heredado: "Lo compraron mis abuelos hace más de 50 años en un viaje a Marruecos".
Ropa de cama y almohadones en tonos grises (Casacas). Sobre la alfombra que compró en Londres, puf heredado: "Lo compraron mis abuelos hace más de 50 años en un viaje a Marruecos". Crédito: Inés Tanoira. Producción de Florencia Vicente Lago.

"Como trabajo hasta tarde, subo directo a dormir", dice. Por eso, para ella era importante generar un rincón de paz con pocos objetos, pero significativos, como el puf heredado, la foto enmarcada y un cuenco que viajó con ella desde muy lejos.

"Desde la primera noche, disfruté mucho mi cuarto. Me acuerdo de que me dormí la vida y me encantó despertarme acá". Los fines de semana, cuando no tiene que correr, es su espacio preferido de la casa.

EL BALCÓN

Las tazas de té viajaron desde el sudeste asiático en su mochila, en uno de sus viajes por el mundo.
Las tazas de té viajaron desde el sudeste asiático en su mochila, en uno de sus viajes por el mundo. Crédito: Inés Tanoira. Producción de Florencia Vicente Lago.

Unos ventanales enormes comunican con el balcón, que llenó de plantas que no paran de crecer: "Al principio, tenía miedo de no poder dedicarles tiempo y por eso elegí cactus y suculentas, que no dependen tanto de mí. Pero con el tiempo me di cuenta de que tengo mano verde". La vista abierta desde su balcón le encanta y la desconecta cuando está pasada de trabajo. Ahí, armó un miniliving para disfrutar de un rico té sola o en compañía.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.