En pareja. 4 ideas para mejorar el sexo oral

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: @flori.rodri
Denise Tempone
(0)
21 de noviembre de 2019  • 22:32

A veces, lo que se necesita para mejorar una técnica o disfrutar un poco más, es algo de descaro y lo que usualmente llamaríamos "mal gusto". El sexo oral, practicado tanto por hombres como por mujeres, es uno de los gestos más animales que podemos expresar. Y aunque hay formas elegantes de llevarlo adelante, lo cierto es que requiere de algunos malos modales que son técnicamente indispensables. Te dejamos 4 ideas para que, tanto vos como tu pareja, apliquen al practicarse mutuamente sexo oral.

Saliva y más saliva

Es probable que, aunque se sientan como un bulldog francés, estén protagonizando un buen comienzo. La saliva es tan importante a la hora de dar sexo oral que hoy existe una gama de productos específicos orientados a generarla, como los spray "mouthwatering" que tienen como objetivo ¡hacerte agua la boca! Se trata de una fórmula similar a la de los sprays hidratantes dirigidos a personas que sufren sequedad bucal por tomar medicamentos o por ciertos tratamientos médicos. Recientemente, la marca catalana Bijoux Indiscret lanzó uno con sabor cítrico y envase sexy. De todas formas, siempre podés apelar a los súper salivantes caramelos ácidos universales o, si no te gustan nada, a los chicles frutales sin azúcar. Si el resultado es que tienen mucha saliva en sus bocas, no se inhiban: salivar y chorrear es parte del encanto.

El secreto de los "lub"

En nuestro país, los lubricantes están asociados a connotaciones horribles: sequedad vaginal, falta de deseo, de salud, de "cancha". Es una pena porque por pensar así, nos perdemos grandes aliados. En Europa los "lub" están de moda, las mujeres entienden su importancia y los llevan en sus carteras, junto con los preservativos. Sus texturas son sexies (cada vez son más satinados) y su importancia, estratégica: colaboran para mantener la salud ginecológica ya que evitan las clásicas micro heridas sexuales que pueden dar lugar a infecciones. La mayoría están orientados a mejorar el sexo oral sin necesidad de buscar estrategias para salivar. Elegí los fabricados en base a agua (los de siliconas son pastosos y tienen feo gusto), orgánicos y saborizados. Hay gustos como cheesecake y marshmallow que les van a permitir darle más vuelo a sus movimientos bucales.

La mirada

El mundo del porno no ha hecho un culto de la mirada durante el sexo oral por nada. El contacto ocular expresa mucho más que un "Ah, cierto que estás ahí". Hay algo en este ángulo que transmite devoción, contacto y cierta perversión. Una mirada firme, bien clavada desde abajo manifiesta algo irresistible: convencimiento. En otras palabras, no hay una pizca de culpa, asco, o dificultad en este gesto y probablemente no haya nada más sexy que esa actitud. En general, cuando nos sentimos vulnerables -y durante el sexo oral, es probable que esto ocurra-, evadimos la mirada. Trabajar este gesto puede ser una forma de afrontar cierto sentimiento de inferioridad o vergüenza clásicos de una cultura que usa las expresiones relacionadas al sexo oral como forma de humillación y no como lo que debería ser en realidad: un placer compartido.

Los efectos mágicos

El sexo nunca deja de ser una fantasía, una ilusión. Las sensaciones que nos lo recuerdan son súper interesantes. Actualmente existen bálsamos labiales que pueden usar hombres y mujeres para despertar sensaciones desconcertantes en el otro. Existen lipsticks que activan efectos frío-calor simultáneos, es decir, intermitentes (como los de las marcas Yunga o Orgie), y geles vibradores que simulan el uso de un juguete a motor gracias a lo que producen a nivel de la microcirculación (como los de Secret Play).

Ya tenés un arsenal de nuevas ideas así que ahora viene un último consejo.

  • Elegí bien con quién lo hacés. Lamentablemente el sexo oral no es tan inofensivo como creemos: es una vía súper directa de contagio de enfermedades. La razón por la que casi no lo sabemos es, por un lado, por la falta de educación sexual y por el otro, porque debe ser una de las pocas cosas de las que la gente no habla en sus redes. Es una auténtico tabú. La mala noticia es que el amor oral te expone a virus y bacterias. Como en general nadie puede saber a simple vista la salud del otro, se recomienda utilizar siempre condones y dejarlos recién cuando, análisis de por medio, tu amante y vos decidan un protocolo íntimo que les permita asegurarse que ninguno de los dos expone al otro a riesgos inesperados.

*La autora de la nota es periodista especializada en sexualidad y trabaja en un sex shop.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.