Encontrá tu momento flow: tres meses de constancia para cambiar

Daniel Tangona
Daniel Tangona PARA LA NACION
(0)
30 de junio de 2019  

Desde el año pasado, dos veces por semana curso en la Universidad del Salvador una especialización en Liderazgo y Desarrollo Personal. En sintonía con mis ganas de convertirme en un entrenador que mira más que el físico de sus alumnos, me anoté en una carrera para potenciar mis habilidades de motivador y líder. En ese camino tuve la suerte de conocer a Florencia Bravo, profesora titular de la maestría. Ella me introdujo al concepto flow, un término que acuñó el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi.

Es un estado mental en el que las personas están tan concentradas en una actividad trascendente que nada parece importarles, y la experiencia es tan disfrutable que pueden seguir por horas. Relacioné esta idea con mi momento de soledad a la madrugada, cuando me levanto 4.30, me hago un mate y me siento a escribir y a leer. Cuando me quiero acordar son las 7.30 y tengo que salir corriendo a la casa de mi primer alumno del día. En el medio, el tiempo se voló en un disfrute increíble.

Pero el estado flow no es solo cuestión de placer. También implica un desafío, y ahí está su magia. "La actividad nos absorbe tanto porque nos cuesta, es difícil pero posible. No nos provoca ansiedad, porque sabemos que podemos. No nos provoca apatía, porque implica un esfuerzo. Las dificultades nos motivan y provocan a superarlas", ilustra. Es interesante porque es un estado que no busca un fin ulterior, no es un medio para otra cosa, sino que es un objetivo en sí mismo, pero uno que trasciende en nosotros en tanto lo disfrutamos.

La conclusión es simple: llegar a nuestro momento flow nos hace felices. Nos da sentido a la vida, nos da un propósito. Y, aunque tengo claro que mi estado surge en esas horas de silencio cuando en casa duermen, la actividad física también puede llevarnos a esa instancia. ¿Cómo? Encontrando ese deporte o entrenamiento que te guste y te motive. Saliendo a pasear a tu perro y perdiéndote por las calles de tu barrio, haciendo yoga, jugando al tenis con un amigo, nadando… La clave es disfrutar el momento y la actividad, concentrándonos y desafiándonos cada vez un poco más.

Es posible que todavía no hayas encontrado tu actividad favorita. Pero es cuestión de paciencia. "Tenemos que dejarnos atrapar por algo. Un hobby no es fantástico desde la primera hora. Un deporte, tampoco. Debemos perseverar hasta hacerlo nuestro, hasta incorporarlo como hábito y necesitarlo", apunta Bravo. Algunos dicen que se necesitan 21 días para instalar un hábito, mientras otros hablan de 60. Con la profesora nos gustaría proponerte que te tomes tres meses de constancia y perseverancia para encontrar tu actividad ideal, aquella que detone tu momento flow. "Tres meses es lo que tardan en cambiar las células de nuestro cuerpo", alienta Florencia. Quizá tres meses, entonces, sea la clave perfecta para cambiar de forma integral y vivir en estado flow.

Para mantener la mente en forma

1. Las siete reglas del storytelling , por John Sadowsky y Loïck Roche

2. Diccionario de neurociencias , por Néstor Braidot

3. Contral el rumbo, por Marcos Pereyra

4. #Piénsalo. 10 casos para la filosofía, por Tomás Balmaceda

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.