Enric Corbera: 4 consejos para atraer la abundancia a tu vida

Enric Corbera
Enric Corbera Crédito: Gentileza
Daniela Chueke Perles
(0)
20 de septiembre de 2019  • 15:54

Enric Corbera, el naturópata creador de la bioneuroemoción para el desarrollo y la transformación personal, estuvo en Buenos Aires brindando conferencias y capacitaciones. Aprovechamos su visita para conversar con este psicólogo español que popularizó en el mundo la biodescodificación, un método para descifrar el mensaje emocional de las enfermedades a partir del conocimiento de la historia transgeneracional. Según esa disciplina, los conflictos de nuestros antepasados se imprimen en nuestra memoria genética y pueden originar enfermedades, como una especie de karma que heredamos y que nos toca a nosotros resolver. Actualmente el Corbera Institute dejó de enseñar la biodescodificación para reemplazarla por la enseñanza de la bioneuroemoción, una disciplina que se enfoca en el aquí y ahora para sanar las relaciones interpersonales y buscar el equilibrio.

Nos interesó preguntarle a este referente del cambio de consciencia cómo podíamos hacer para sentirnos más satisfechas, reconocer la riqueza de la que disfrutamos e incluso, cómo dejarle un mundo mejor a las próximas generaciones. Esto es lo que nos compartió en la entrevista que le hicimos:

1. Pensá qué podés sembrar para el futuro

Cuando entrás a twitter y lees las discusiones o ves los noticieros pareciera que en el mundo está todo mal y que hay una guerra de todos contra todos. ¿Cómo podés hacer para no amargarte y evitar que eso te afecte? Para la bioneuroemoción la respuesta está en cómo interpretás lo que sucede, viendo más allá de lo circunstancial. El mundo refleja nuestro estado de conciencia en todos los ámbitos, y como decían los antiguos filósofos, cada país tiene los gobernantes que se merece. Pero no hay mal que por bien no venga. Las crisis son grandes oportunidades para cambiar, y aunque pueden molestar, siempre nos reubican. En el mundo cambiante en el que vivimos este factor es el que nos ayuda a evolucionar.

La gran reflexión que tendríamos que hacer, según Enric Corbera, es preguntarnos: ¿qué le puedo aportar yo a la sociedad?, sin esperar a que otros solucionen tus problemas. Vivimos en sociedades que apelan más a los derechos que a los deberes y la realidad es que ambos tienen de estar en equilibrio. El cambio que tanto esperamos empieza por uno mismo. "La realidad está compuesta de opuestos que se atraen tratando de equilibrarse, en mi opinión, el desafío y la oportunidad que vive el ser humano hoy en día es la de ser capaz de recordar que es parte de un todo, y no hacerlo desde la fe ciega y dogmática, sino desde la paz, la libertad y la comprensión", dice Corberá.

2. Reconocé tus necesidades insatisfechas

La bioneuroemoción es un método para practicar la auto-indagación y una forma de comprender qué necesidad no satisfecha se esconde detrás de nuestros conflictos.

La idea es desarrollar la conciencia que nos enseñaron los grandes maestros de todos los tiempos: estamos conectados, todo se relaciona y como somos energía, o sea, información, todo nos resuena. No buscar la causa afuera, porque el cambio que tanto anhelamos está en nosotros. Tenemos que aprender a buscar la libertad emocional y liberarnos de la culpabilidad y el victimismo.

La pregunta que cabe hacerte acá, es si además de tu propia vida te preocupa tu entorno social, porque los cambios individuales pueden repercutir en la humanidad . Según Enric, la respuesta es siempre una: empezar por uno mismo. "Como decía, todo es información y vibración, por lo tanto resonamos. Todo lo que nos rodea tiene que ver con nosotros. A nivel particular, si no sabés que estas proyectando, observá lo que te rodea, porque lo que más te gusta o disgusta de los demás está en ti", explica Corbera.

3. Perdoná a tus antecesores

Necesitamos comprender que nuestros padres y ancestros no pudieron o no supieron hacerlo mejor. Que estamos programados y estos programas nos hacen vivir la vida de una forma determinada, y que al comprenderlos nos liberamos de sus ataduras y podemos vivir con más paz.

"Yo he vivido muchas situaciones dolorosas que me han hecho ser lo que soy hoy en día. Bendigo cada una de ellas porque han sido la fuerza y el motivo de desarrollar partes de mi que me hacen sentir dichoso y feliz. Era el mayor de diez hermanos y mi madre nunca me dio un abrazo, debía ser yo el padre de familia, hacerme cargo de todos mis hermanos a una edad muy temprana, un momento en el que cualquier persona podría pensar que no me correspondía. Sin embargo, aquella situación tan particular y complicada me hizo sacar una fuerza y una capacidad de autonomía y seguridad que son las que hoy en día me permiten acompañar a otras personas y difundir un mensaje tan hermoso como este a millones de personas. Hoy miro hacia atrás y sé que fue perfecto tal y como sucedió", apunta Enric.

4. Abrazá la incertidumbre

Habitualmente la bioneuroemoción te propone que hagas pequeños cambios en tus hábitos, con acciones que parecen básicas pero que son complejas cuando las llevás a lo concreto. Por ejemplo, entender que cada juicio que hago habla más de mí que del otro que juzgo, aprender a comunicarme desde mi necesidad y no desde la queja o el castigo. Escuchar lo que la vida trata de decirme con las situaciones, emociones, dolores o repeticiones que nos pone por delante. Entender que nada es casual y que el todo se comunica continuamente con nosotros a través de pequeños detalles. Se trata de soltar y de dejar de pensar que yo sé qué es lo que me conviene. Tenemos que aprender a vivir en la incertidumbre con la tranquilidad de saber que la vida me traerá aquello que necesito aprender y que, cuando lo haga, estaré preparado para asumirlo.

Una rutina para hacer antes de ir a dormir

Algo muy simple que podés hacer cada día para sembrar tu granito de arena por un mundo mejor es agradecer antes de dormir todo lo que te sucedió durante el día. Es una reprogramación de tus pensamientos y emociones que te conecta con el milagro de estar viva.

  • Repasá las cosas que te pasaron en el día. Agradecé cada una de ellas mentalmente o, mejor, por escrito. Vas a descubrir que aunque hayas tenido un mal día, algunas cosas buenas que ni registraste seguro te pasaron.
  • Valorá lo que te hizo sufrir. En tu vida, en esta etapa, en este día, pueden haber pasado cosas que te hicieron felices y otras que te dolieron. Agradecé también por estas últimas. ¿Por qué? Porque cada enemigo es un maestro y cada amigo una bendición. Ambos necesarios para el camino que decidiste emprender.
  • Resaltá lo que das por hecho. Agradecé todo eso que das por hecho que tengo y por eso te olvidás de valorar. Aquí hablamos de salud, personas, trabajo o lo que sea.

Este ejercicio te conecta con la abundancia que hay en tu vida y te predispone para abrirte a recibir aquello que estás buscando conseguir.

Los libros de Enric Corbera:

  • El arte de desaprender. La esencia de la bioneuroemoción
  • El soñador del sueño
  • Yo soy tú
  • Encuentros con mi alma
  • Curación a través de un curso de milagros
  • Emociones para la vida

Buscá más iformación en www.enriccorberainstitute.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.