Escapadas. 5 playitas cercanas a la capital para relajarse

Crédito: Getty Images.
(0)
30 de diciembre de 2019  • 16:31

Durante los meses de verano, el cuerpo cansado pide desconectarse de la rutina y establecer un vínculo con la naturaleza en la zona de playas. Qué mejor que hacerse una escapada a la costa atlántica para pasar unos días de descanso. En esta nota te compartimos cinco balnearios de la provincia de Buenos Aires donde poder regocijarse del ambiente natural, con playas tranquilas y bosques, a un ritmo lento.

NUEVA ATLANTIS

Al sur de Mar de Ajó, un pueblo joven se asoma con calles sin asfaltar. Nueva Atlantis tiene playas anchas y una vegetación agreste. Es un destino ideal para vacaciones en familia con niños. La ausencia de paradores hace que el entorno luzca más virgen que en otros balnearios del Partido de la Costa.

  • Qué hacer: sus playas invitan al descanso, los deportes de agua, la pesca, los paseos en cuatriciclo y las cabalgatas. En verano hay guardavidas y también se ve pasar a los vendedores ambulantes que llegan desde Mar de Ajó. No dejes de visitar la pintoresca capilla Nuestra Señora de los Dolores y Santo Sepulcro.
  • Qué comer: hay un par de despensas y muy pocos restaurantes. En Av Quinteros y Drago se concentra la zona comercial. Hay un mercado (Lo de Adrián), panadería, heladería, inmobiliaria, ferretería y un lugar para sentarse a comer una ricas empanadas o pizza: El Horno de Barro. Si buscás una buena picada con cerveza artesanal, tenés que ir a Lo de Roldán o a La Aldea de Label.
  • Para dormir: las famosas Casitas de Colores son características del lugar y se alquilan. Si lo que buscas es un apart, Todo Tiene Su Tiempo cuenta con piscina y restaurante. Desde $23.000 la semana (2 pax); $ 35.000 para 4 personas. www.apartnuevaatlantis.com.ar

COSTA ESMERALDA

Vida de country, pero en el mar. Costa Esmeralda es uno de los destinos más buscados de los últimos tiempos por la perfecta combinación de playa, bosques, tranquilidad y seguridad. Se ubica casi en el límite del Partido de Pinamar y es el lugar perfecto para unas vacaciones en pareja o en familia. Eso sí, para llegar necesitás alojarte alguna de las propiedades del lugar; porque en Costa Esmeralda no hay hoteles ni aparts.

  • Qué hacer: el paisaje natural invita a disfrutar de largas caminatas por los senderos del lugar, entre paisajes agrestes y bosques de pinos. En la playa, todo se puede: leer un libro, tomar sol, caminar por la orilla del mar, practicar deportes (en verano hay clases de surf o kitesurf), comer algo rico en los paradores del lugar (Punta Norte, Cabo Suelto). Al atardecer, nada mejor que disfrutar de un trago en el deck del parador Pura Vida. Costa Esmeralda cuenta con una proveeduría donde abastecerse de todo lo que necesitás, un área deportiva con canchas de tenis, básquet y fútbol, gimnasio, juegos para niños, y un sector de gastronomía con foodtrucks con hamburguesas gourmet, helados, y más. Algo para no perderse, las cabalgatas nocturnas con fogón. Costa Esmeralda está muy cerquita de Pinamar y Cariló, y eso nos permite disfrutar de la vida nocturna de la ciudad, especialmente cuando no queremos cocinar.
  • Dónde dormir: Experiencia Costa te facilita la tarea de alquilar. Pancho Mayol, creador del sitio, se encarga personalmente de buscar casas a la medida del visitante. @experienciacosta

LAS GAVIOTAS

Una pequeña urbanización entre Mar de las Pampas y Mar Azul propone vivir sin prisa en un escenario natural, agreste y relajado. Las Gaviotas se caracteriza por las plantaciones de álamos, a diferencia de los balnearios vecinos donde abundan pinos y araucarias. Hay pocas casas y muchos aparts, la mayoría con servicios de calidad. Su playa es amplia y sin médanos altos, algo para destacar. Cuenta con un parador: Blue Beach, donde poder disfrutar de unos jugos naturales, tragos o comer platos de cocina mediterránea. La oferta gastronómica es importante en esta zona, por lo que resulta una playa ideal para quienes tengan paladares inquietos.

  • Dónde comer: Heiwa Sushi Bar, el único lugar para comer especialidades japonesas con una elaboración muy cuidada. Cerca de allí está Palapa, con deliciosos platos de una carta adaptada para celíacos. A pocos metros donde comienza Mar Azul está Naviego, un lindo restaurante entre los pinos del bosque donde se puede almorzar o cenar en gazebos. Ideal para parejas. También está La Holandesa, famosa por sus tablas de picadas. Y si querés comer buenas pastas está el encantador Noi Due o el clásico de Mar de las Pampas, Amorinda.
  • Qué hacer: en cuanto a eventos y ferias, todo pasa en Mar de las Pampas. Está Aldea Hippie, el clásico paseo de artesanos; el anfiteatro con espectáculos a la gorra; y los conciertos de música clásica en la Capilla del balneario. Para quienes quieren dar rienda suelta a la aventura, sumarse a las visitas guiadas al Faro Querandí.
  • Dónde dormir: para quienes buscan confort y diseño está sumergida en un bosque de álamos 365 Playa, desde $43.200 la semana. A pocos metros de la playa, Gaviotas Beach Home ofrece unidades desde $ 57.000 la semana. @365_playa @gaviotasbeachhome

MAR DEL SUD

Rocas, acantilados y playas extensas. Al sur de Miramar, una urbe con pocas manzanas a la orilla del mar donde los habitantes transitan una vida a puro relax y tranquilidad. Mar del Sud (Mar del Sur, o Boulevard Atlántico tal su nombre original) es un apacible pueblo costero con una rica historia, entorno campero y playas solitarias ideales para caminatas y cabalgatas. Al norte está la playa El Remanso, la zona que buscan los pescadores. Más al sur, Rocas Negras, una escollera natural de piedras con un pequeño poblado de casas en tonos pastel edificados sobre un acantilado entre médanos y vegetación silvestre.

  • Qué hacer: visitar el emblemático Hotel Boulevard Marítimo, levantado en 1886 con la promesa de que Mar del Sud sería el mejor balneario argentino. Apenas terminado, estalló la crisis y nunca prosperó. Hoy este ícono arquitectónico de Mar del Sud, a paso lento, se está restaurando. A unos pocos kilómetros, podés visitar el Bosque Energético, un lugar misterioso donde los árboles tienen una vibra muy especial. También ver alguna obra o espectáculo de verano en el Teatro del Sur, una edificación moderna que funciona como refugio cultural del poblado. @fundacion_teatro_del_sur
  • Qué comer: Coco Loco es el parador del balneario principal. Allí funciona un restó bar donde se pueden comer algunas comidas, tomar un trago, algún licuado. Si te sentás a tomar un café, pedí para acompañar algún alfajor Mar del Sur ¡son deliciosos!. Otro de los paradores sobre la playa es Marayui, que ofrece buenos tragos, cerveza y comidas elaboradas con productos del día. Si hablamos de cocina, hay dos rotiserías que ofrecen buenas preparaciones y donde se puede también comer al paso: Ximena y Puerto Sur. Si buscas una cena más distinguida, visitá Nanni Cocinero en Miramar; te vas a sorprender con sus platos gourmet. @nannicocinero
  • Dónde dormir: el Complejo Rocas Negras tiene un gran parque y unidades completamente equipadas muchas de ellas con vista al mar. Dúplex desde $ 3.000 la noche @rocasmardelsur.

COSTA DEL ESTE

Entre Mar del Tuyú y Aguas Verdes, un remanso natural casitas integradas al pinar, playas tranquilas, hoteles frente al mar y una buena oferta gastronómica. Conocida como la playa del millón de pinos, Costa del Este es el destino ideal para escapar del ruido. La eligen parejas y familias y es una buena opción para todo el año.

  • Qué hacer: sol, relax y servicios sobre el mar en alguno de los paradores de la ciudad: Zen o Parador del Este. Una buena manera de conocer cada rincón de esta pintoresca localidad es en bicicleta. En la Interbalnearia y calle 7, Hugo organiza cabalgatas diurnas y nocturnas; en noches de luna llena por el bosque hasta la playa. Alrededor de la calle Camelias y calle 2 se desarrolla toda la zona comercial entre pinar. Pasá por Macondo y llévate alguna artesanía.
  • Qué comer: si vas a Costa del Este no podés dejar de pasar por el restaurante Noi del hotel Almarena. Aquí los cocineros utilizan materas primas rigurosamente seleccionadas y sus platos se destacan por su calidad. Entre las especialidades, bondiola braseada con barbacoa, risotto de hongos y rabas con mayonesa tártara. Para los que buscan una buena cervecería (con muuucha onda) está Viejo Skill. Lo mejor desayuno y meriendas: Costa Dulce, una panadería con una enorme variedad y productos de calidad.
  • Para dormir: En Costa del Este hay una gran variedad de complejos de cabañas y aparts. Si lo que buscas es lujo y comodidad, está el moderno y sofisticado Almarena hotel boutique (desde $8.900 por noche) www.almarena.com.ar

Por Silvina Baldino.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.