Estanislao Bachrach, el entrenador de cerebros