¿Estás empezando? Un paso a paso para crear tu negocio

Para salir a la cancha y vender sin parar, te recomendamos dar estos primeros pasos.
Para salir a la cancha y vender sin parar, te recomendamos dar estos primeros pasos. Fuente: OHLALÁ!
(0)
16 de abril de 2020  • 09:47

En un artículo anterior, Gabu López nos contó cómo crear las bases para darle incio a tu proyecto. Ahora que ya tenés las bases listas, que tenés clara tu Magia y tu propósito, que sabés qué hacés y para quién lo hacés, estás listo para crear tu negocio, definir tu oferta, tu método, tu modelo de negocio, y recién luego armar tu presencia online para que todo el mundo te conozca. Gabu López es coach de negocios y experta en marketing. Su misión es ayudar a las emprendedoras a conectar con su propósito para que moneticen sus talentos y vivan con independencia económica y libertad de acción.

1.Creá tu método

Un método propio es uno de los factores de diferenciación más contundentes que existen. Y tiene una gran ventaja adicional: te posiciona como experto. Siempre doy este ejemplo. Si el día de mañana escribieras un libro basado en tu Magia, y ese libro lo promocionaran con carteles o vallas en vía pública, aparecería tu cara de un lado y la tapa del libro del otro. Y ese primer libro tendría el nombre de tu método. Para crear un método necesitás tener un proceso simple que estipule claramente cómo vas a ayudar a tu cliente a resolver su problema. Y desde allí, tenés que articular las distintas instancias que de tu lado organizan el trabajo, y que además le darán claridad al cliente porque lo ayudará a entender qué puede esperar de su trabajo con vos y cómo va avanzando.

Consejo: el método es posiblemente uno de los aspectos más dinámicos de tu negocio. El nombre casi seguro no cambiará, y la estructura macro tampoco. Pero los detalles de ejecución se moverán todo el tiempo, siguiendo el ritmo de la demanda. Es decir, lo irás ajustando según vayas aprendiendo más sobre tus clientes. El método es también uno de los aspectos de tu negocio más complejos de crear. Pero una vez que lo tenés listo, resuelve mucho tu trabajo, ya que un mismo método puede ser adaptado a distintos modelos de negocio, como veremos más adelante.

2. Definí tu(s) modelo(s) de negocio

¿De qué maneras vas a monetizar tu negocio? ¿Cuáles serán tus canales de ingresos? Tu modelo de negocio es la forma que tenés de generar dinero con tu Magia desde tu propósito, en relación directa con lo que necesita tu mercado. Quizá des clases. Quizá hagas consultorías. Tal vez vendas paquetes de servicios. O cursos online. O escribas libros. O lo que sea que puedas hacer para ofrecer tu Magia. Tus fuentes de ingresos marcan el rumbo de tus posibles modelos de negocio. Y también tu Magia. La idea es que te apalanques en lo que sos bueno, en lo que te gusta hacer y en lo que genera dinero, claro. Y que uses el mismo método en tus distintos modelos, ajustándolos según sea necesario. De eso se trata, de monetizar tu magia. Y por eso tu negocio y cómo se implementa tiene que ser en tus propios términos, incluso en todo lo que tiene que ver con la venta, la metodología y la monetización.

3. Creá tus ofertas

Con tu método, tu modelo de negocio y todo lo que ya habías preparado durante el mes anterior, ya estás listo para crear tus ofertas. Tus ofertas son tu manera de empaquetar tu Magia para esos clientes que la necesitan. Y acá no se trata de prometer algo que no podés cumplir. Todo lo contrario. Cuanto más auténtico y más alineado con la realidad de lo que podés ofrecer, con tu propósito y con tu Magia, mejor. Como digo siempre: no vendas por precio y no vendas horas. Tampoco vendas pescado podrido, cosas que no sean de verdad lo que tenés para dar; tus clientes pueden olerlo a kilómetros de distancia. Ninguna de esas opciones son buenas ideas. Es muy difícil vender algo en lo que no creemos. Es más difícil aún vender cuando vamos en contra de nuestra integridad, cuando nuestros valores están comprometidos en esa relación que generamos con el otro. Si vendés mintiendo o presionando al otro a comprar algo que no necesita, no estás vendiendo desde tu propósito. Ofrecé tu Magia desde un lugar de integridad, sabiendo que lo que hacés es lo que el mundo necesita. Si lo hacés de esa manera, desde tu razón de ser y poniéndote al servicio de los demás con todo el talento que tenés, vender es mucho más fácil. Trabajamos mucho en la oferta en las distintas versiones de Monetizá tu Magia, porque ya de por sí la palabra "venta" implica cierta resistencia para algunos de nosotros. Pero no tenés por qué sentirte mal cuando vendés. La clave está en hacerlo desde tu porqué y desde tu Magia, creando una relación donde estés convencido que los dos ganan.

4. Monetizá tus ofertas

Es muy ineficiente empezar a vender si no tenés estrategia, si no sabés cuál es tu razón de ser, por qué hacés lo que hacés. Si no tenés clara tu Magia, tu forma única de concretar tu propósito. Si no sabés cuál es tu nicho, si no validaste el mercado, si no conocés a tu cliente, si nunca escuchaste qué necesita, ni armaste tus mensajes y tus conversaciones de venta en base a sus dolores y sus deseos. Y sin embargo, muchos profesionales con enormes sueños de ayudar a los demás salen al mundo con sus propuestas sin tener la menor idea de todo lo que tienen que tener listo antes. Y después se quejan porque no venden. Entonces piensan en lo obvio, en el "precio". Creen que la solución es cobrar menos. Y al desvalorizar su trabajo, pierden posicionamiento. Pasan a ser un commodity, a competir en una bolsa contra otros productos y con otras personas que, igual que ellos, están llenos de buenas intenciones pero tampoco tienen un plan de acción. Para monetizar tu Magia necesitás tener una estrategia armada que te de seguridad y solidez a la hora de presentar tus ofertas. Por eso son importantes todos los pasos anteriores y saber poner bien los precios .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.