¿Estás muy cansada? Puede que sea hora de chequear tu hierro

Crédito: Corbis
Si sentís cansancio y desgano sin una razón, sabé que la fatiga constante es uno de los síntomas de la anemia. Te contamos qué es exactamente y cómo prevenirla.
Carolina Cattáneo
(0)
16 de marzo de 2016  • 00:00

Si bien vivimos con un ritmo bastante frenético y eso puede dejarnos de cama, otras veces andamos bajoneadas o decaídas, sin motivos visibles. A veces, detrás de ese cansancio o esa sensación de agotamiento puede esconderse una anemia, o sea, una deficiencia en los niveles de hemoglobina, una proteína presente en los glóbulos rojos de la sangre. Un análisis de laboratorio es el que te puede confirmar la noticia; si sos mujer y tenés la hemoglobina por debajo de 12 gramos por decilitro (g/dl), estás anémica (en los varones, la anemia se detecta con los niveles por debajo de 13,5 g/dl).

Tipos de anemia

La anemia por falta de hierro es la más común de todas. Y el hierro es clave porque es un mineral necesario en la producción de hemoglobina, la proteína de los glóbulos rojos que se ocupa de transportar oxígeno a todo el cuerpo. Su carencia implica que tengas menos energía para que el organismo funcione al 100%. Pero también hay anemias nutricionales, como cuando el cuerpo no recibe a través de los alimentos los aportes adecuados de vitaminas necesarias para la fabricación de glóbulos rojos, como la vitamina B12; las anemias hereditarias (se nace con ellas y no se deben a ninguna falta, sino a fallas de los glóbulos rojos) y las secundarias, que son la consecuencia de distintas enfermedades reumáticas o autoinmunes, o de afecciones como la insuficiencia renal, el hipotiroidismo o la celiaquía.

La edad fértil, período clave

La anemia por falta de hierro es la más común entre las mujeres, sobre todo en la mujer que menstrúa, porque en cada período se pierden a través de la sangre determinadas cantidades de hierro que, en ocasiones, no se compensan con lo que se incorpora con la alimentación. Las mujeres, además, tienen que prestar especial atención porque durante los embarazos o la lactancia nuestro cuerpo usa más cantidades de este mineral. En los tres casos, lo que sucede es un desequilibrio entre el hierro que aporta la dieta y el que se gasta o se pierde. Así, por ejemplo, si comés alimentos con poco hierro, hacés mucho ejercicio físico y encima tenés menstruaciones abundantes y largas, estás en la lista de las más propensas a presentar una anemia. Y cuando falta hierro y se pierde de manera sostenida, la persona anémica no se recupera a menos que vuelva a normalizar los depósitos de hierro. Es fácil de entender comparado con una cuenta bancaria: si vas sacando efectivo (o hierro, con cada menstruación, con un embarazo o con ejercicio físico), gastás más de lo que tenés y después no volvés a depositar en el banco (tu cuerpo), no vas a volver a tener lo que tenías.

¿Cómo tratarla?

Si tu análisis de sangre dice que estás anémica y tu médico determina que, efectivamente, es porque te falta hierro, el tratamiento puede variar. Si hay una causa ginecológica, serán el ginecólogo o el hematólogo quienes te indiquen el tratamiento. En este caso, existen desde ajustes en la dieta o suplementos de hierro en píldoras hasta pastillas para reducir el flujo menstrual. Pero como la falta de hierro se puede dar por otras razones (por ejemplo, pérdida de sangre por una úlcera), la forma de revertir la anemia dependerá de cada caso; no es lo mismo el desgaste de hierro de una deportista de alto rendimiento que el de una mujer que no hace ningún tipo de ejercicio. Por eso, lo importante es investigar la causa y no olvidar que existen muchas.

10 hábitos que ayudan a prevenir la anemia sin comer carnes rojas

Para incorporar hierro de manera más "efectiva" a tu cuerpo a través de la alimentación –y sin tener que recurrir a las fuentes de hierro animales, como las carnes rojas, los pescados, el hígado o la yema de huevo–, van algunos consejos:

1. Combiná varios alimentos vegetales ricos en hierro –todas las verduras de hoja y las legumbres lo son–.

2. Añadí perejil y limón como condimento.

3. Comé de postre frutas frescas cítricas (naranja, mandarina, kiwi, pomelo, frutillas) o jugos recién exprimidos.

4. Reducí las cantidades de café, té, vino y vinagre.

5. No abuses del consumo de pan integral, salvado y cereales integrales y consumí alimentos enriquecidos en hierro, como los cereales para el desayuno.

6. Hay alimentos de origen vegetal que son ricos en hierro, como las verduras de hoja –espinacas, lechugas, acelgas, perejil– y las legumbres.

7. Entre los frutos secos, los más ricos en hierro son los pistachos y las semillas de girasol. Sin embargo, tenés que saber que los vegetales contienen sustancias como el ácido fítico (en lentejas, garbanzos y cereales integrales), el ácido oxálico (en espinacas, acelgas, coles, espárragos y chocolate) y los taninos (en el té, el café y los vinos), que hacen que el hierro de origen vegetal se absorba menos.

8. La vitamina C, presente en los cítricos (naranja, mandarina, kiwi, pomelo, frutilla), el tomate, el pimiento y el perejil, ayuda a la absorción del hierro, entonces, podés combinar garbanzos con ensalada de tomate y pimiento o lentejas con una naranja de postre.

9. También podés usar condimentos como perejil, canela, orégano, eneldo, comino, tomillo, romero, pimienta negra y cúrcuma, porque aportan hierro.

10. No abuses de los productos con calcio, porque disminuyen la absorción de hierro.

La anemia según la Ayurveda

Por el doctor Sebastián Díaz Varela, especialista en medicina familiar:

"La medicina ayurveda dice que la mujer es necesaria para mantener el equilibrio en el mundo y que, para ese fin, Dios la protege. ¿Cómo? Permitiéndole limpiar su sangre a través de la menstruación. Según esta perspectiva, la sangre menstrual es mucho más que la pérdida del endometrio y el útero es un órgano muy importante, a través del cual se eliminan muchas toxinas. La causa más común de la anemia en la mujer es menstruar mucho. Entonces, ¿por qué una mujer se anemiza? Porque el cuerpo está abusando del recurso de limpieza del útero, que pierde más de lo que tiene que perder y, por lo tanto, se debilita. Es instintivo: el organismo, por mantener limpia a la mujer, por mantenerla sana física, mental y espiritualmente, va a eliminar más sangre de la que puede. Pero ¿qué hay detrás de una menstruación abundante que causa anemia? Intoxicación, según el ayurveda. Y detrás de eso hay más: la persona no digiere bien la comida y no digiere bien la experiencia. Porque como uno digiere la comida, digiere la vida. En la relación de la persona con el ambiente, la persona se está quedando con toxinas, tanto en el sistema digestivo como en el sistema nervioso. Una mujer que menstrúa más está intoxicada y su estado de salud es menor. Cuando trabajo con mis pacientes, lo que trato de ver es cuáles son los puntos de conflicto de la persona. Aunque le diga a una mujer: "Pará la mano, dejá las finanzas y sé profesora de yoga", podrá dejar Wall Street, pero, si hay cosas de su vida que la enojan, el problema de salud reaparece. Por eso, si estás intoxicada, buscá la causa de la intoxicación."

¿Chequeás tu salud regularmente? ¿Te estás debiendo una consulta con el médico? Leé también Conocé los beneficios que tiene el sol para la salud y Ginecología natural: amplia el menú de opciones para tu salud

Expertas consultadas: Dra. Patricia Casais, médica hematóloga, Dra. Mónica Katz, médica especialista en nutrición.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.