Experiencia. "4 lecciones que aprendí emprendiendo en alimentos"

Un emprendedor del rubro alimenticio nos cuenta lo que aprendió a través de su experiencia.
Un emprendedor del rubro alimenticio nos cuenta lo que aprendió a través de su experiencia. Fuente: OHLALÁ!
(0)
24 de junio de 2020  • 18:12

Adolfo Rouillón es el fundador, junto a José Robledo, de Frizata, empresa argentina que produce alimentos congelados y los comercializa sin intermediarios vía venta online. En esta nota nos comparte su experiencia y aprendizaje en el camino emprendedor.

Los emprendedores sabemos que conocer las necesidades de nuestro rubro es fundamental para hacer crecer nuestro proyecto, pero también ser veloces y ágiles cuando el contexto nos lo pide. Si tu emprendimiento tiene que ver con la industria de los alimentos, no te pierdas estas lecciones que aprendí en mi rubro:

Saber escuchar: el cliente es nuestro mayor aliado

El consumidor es nuestro punto de partida en la estrategia del plan de negocio. Es importante pedir feedback de nuestros productos: ¿qué les gusta? ¿qué podemos mejorar? ¿qué no les gusta? ¿qué nos falta?. Una vez que tengamos los datos, usarlos inteligentemente y detectar aquella información que nos sirva para avanzar. No hacen falta grandes investigaciones de mercado, sino una comunicación fluida con nuestra clientela.

Entender para cambiar: el emprendimiento es la solución a un problema

Para poder ser transformadores, primero hay que ponerse del lado del consumidor. Un buen ejercicio es preguntar: ¿Qué necesidad le estoy resolviendo al cliente? ¿Qué demanda y cómo mi emprendimiento le acerca lo que quiere? ¿Qué no está haciendo la competencia y cómo puedo desarrollar una propuesta superadora para agregar valor?

El consumidor sigue creyendo en la relación precio-calidad

Si emprendes en alimentos, es necesario que ofrezcas un producto posible y que mantengas esa promesa a lo largo del tiempo. Descuidar la calidad de lo que hacemos con el único fin de reducir costos es riesgoso porque afectará directamente nuestra reputación y el cliente nos dejará de elegir.

Hay que saber diferenciarse para resaltar

Precio y calidad del producto deben ir de la mano, y si le sumás una experiencia de compra amigable, práctica y simple, tenés todas las de ganar. También podés apelar a la diferenciación en el packaging que utilices, en los procesos que incorpores y en tu valor de marca.

Con José desafiamos a la industria y logramos llegar al cliente sin intermediarios.Nada de esto sería posible sin un contexto que lo acompañe, con un consumidor que quiere comprar sin salir de su casa
Adolfo Rouillón, cofundador de Frizata

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.