Ferneterías: el fanatismo por el aperitivo le da pelea a la cerveza