Ferran Adrià: "Quiero descubrir cómo podemos ser eficientes y durar mucho"

Una de las personalidades más innovadoras del siglo XXI habla de creatividad y sobre una de sus pasiones más fuertes: el fútbol
Franco Varise
(0)
12 de marzo de 2016  

Crédito: Paula Salischiker

Ferran Adrià está medio loco. Y posee una inclinación natural, poco sutil, por responder lo que se le dé la gana. No está nada mal. Es que sus respuestas siempre son mucho mejores que lo que plantemos como inquietud. Con lo cual el beneficio es mutuo: él habla de lo que "más o menos" quiere y el entrevistador encuentra que así puede tapar sus preguntas "más o menos" bobas. Ferran, de 54 años, podría definirse como un renacentista al estilo Leonardo Da Vinci: quiso ser jugador de fútbol, llegó a encumbrarse como el mejor cocinero del mundo, dibujó, escribió, creó y terminó siendo un maldito genio para el público y la industria. En su segunda visita oficial a la Argentina llegó para inaugurar su muestra Auditando el proceso creativo en Fundación Telefónica, Arenales 1540. El jueves pasado dio una conferencia para 1000 personas en la Usina del Arte. Las entradas se agotaron en apenas 24 horas y, por fortuna, el evento fue transmitido por streaming. Adrià es hoy indispensable dentro de la galería de figuras innovadoras del siglo XXI junto a Steve Jobs y un puñado más de personajes.

Para este catalán apasionado, fanático del Barcelona y amigo personal de Pep Guardiola, la misión de su "empresa mental" es desentrañar el genoma de la creatividad (primero fue el de la gastronomía). Quiere definir qué es talento y creatividad, dónde se cruzan, dónde se distancian y poder (si fuera posible) sistematizar procesos para catalizarlos. Es así como puede llegar a conclusiones como que Maradona o Messi tienen mucho talento, pero no son creativos porque no inventaron ninguna forma nueva de driblear la pelota. O que el mayor desafío de su equipo de trabajo es inventar "la eficiencia y la longevidad" en la innovación. También va a decir que no es un genio y que su familia lo obliga a tener los pies sobre la tierra, pero esa parte no se la vamos a creer mucho...

-¿Cuál es el trabajo de elBullifoundation, su proyecto de innovación?

-La misión es investigar la eficiencia y la longevidad en la innovación. Por eso creamos Sapiens, que metafóricamente es un software, pero que en verdad es una metodología para comprender las cosas. Queremos conocer la esencia... ¿Cómo se comprende un iPhone? Tenemos más de 20 proyectos de emprendeduría, educación digital. Se están inaugurando dos exposiciones: aquí y en Holanda. Un proyecto con Marvel, Pixar y Disney. Bueno, soy incapaz de sintetizar todo lo que estamos haciendo. Tenemos dos espacios que no son ni un museo ni un laboratorio. Pero quiero descubrir cómo podemos ser eficientes y durar mucho a la vez.

-¿Para qué quiere llegar tan lejos en la comprensión?

-¿Esto es una sesión de psicología? Es que me interesa el conocimiento. Me apasiona. Es la base para ser creativos. No hay ninguna persona creativa a la que no le interese el conocimiento. He tenido la suerte de conocer a los creativos más importantes del mundo y a todos les interesa el conocimiento. Otra cosa es desentrañar cómo este conocimiento nos sirve para comprender las cosas en un momento donde hay mucha información. Tú, como tu diario, como yo, estamos de acuerdo en que hay que comer productos naturales, ¿no? Un tomate ecológico, natural, ¿verdad? Pero sucede que un tomate natural está en los Andes y es incomestible. Lo natural es lo que está en la naturaleza, pero el tomate ecológico que comemos es artificial y la palabra artificial tiene un tono peyorativo. Pero artificial es lo que hace el hombre desde el principio de la humanidad. Confundimos calidad con natural; nos han manipulado. ¿Has visto algún yogur en el bosque? Cómo puede haber yogur natural. Me interesa comprender el concepto natural, pero hay que comer productos de calidad que pueden ser naturales o artificiales. Lo que me interesa es comprenderlo. El conocimiento da libertad. ¿Te gusta el fútbol?

Ehhh...

-¿Creés que podés comprender el fútbol sin haber visto jugar al Ajax de 1970? No. Para Pep Guardiola, que hoy es un genio, Johan Cruiff es dios. Investigó y buscó conocimiento en el planteo de Cruiff y hoy Guardiola es Guardiola. Para crear algo nuevo alguien creó antes... La gente habla de arte de una forma muy banal hoy.

-Es raro hablar de Pep como el creador y no de Messi...

-Pep me dijo que si tenés a Messi ya está. Pero Messi no funciona igual en la selección argentina. ¿Por qué? Hay que estudiarlo. En el Barça está acompañado de cinco de los 10 mejores del mundo y en la Argentina no. Es lógico según nuestro método Sapiens. El mejor de la historia con los mejores jugadores.

-¿La noción de equipo?

-No, no, no: el mejor acompañado de los mejores. Es otra cosa. El Barça lleva 10 años monstruosos para la historia del fútbol. ¿Creés que Messi es creativo?

-Sí, supongo que sí. Una inteligencia motriz muy...

-No. Mejor vamos a hablar de Maradona porque a Messi lo admiro muchísimo y quiero ser imparcial. ¿Qué creó de nuevo? Nada. No confundamos talento con creatividad. El talento es la capacidad excepcional que tiene alguien para hacer algo. Y la creatividad es la capacidad que hay para crear: un talento creativo sería un Messi, que además de jugar excepcionalmente hubiera creado 25 nuevas formas de dribling con la pelota... Hay una variable que es el virtuosismo: es aquel tan talentoso que parece creativo. Nos pasa mucho con músicos y pintores donde hay talento pero no hechos disruptivos. El cubismo, por ejemplo, fue algo virtuoso, talentoso y creativo.

-¿Entonces lo único creativo son las vanguardias?

-¿Qué es malo? Lo que no te gusta. No comerías una araña, pero sí un cangrejo, y es lo mismo: son de la misma familia. Todo lo nuevo es provocativo, si no no es creativo. A la vanguardia no la entiende nadie. Está buena para el que hace vanguardia, pero no para las empresas, porque las vanguardias no dan dinero.

-¿Y tu caso?

-En mi vida he tenido suerte. Llevo 20 años diciéndome que esto que me está pasando es imposible. En 1996 gané lo que sería el Balón de Oro de la gastronomía con el Bulli. Y después llegué a ser profesor de Harvard sin haber ido nunca a la universidad. Te digo que lo que va a cambiar el mundo es la educación digital, es el hecho más disruptivo y fuerte de la historia.

-¿Todavía no pudo superar su aversión por el morrón?

¡Epa! ¿Porque soy Ferran Adrià no puedo tener manías? [Risas].

Las burbujas del champagne

Ferran no es un tipo que haya probado pocas bebidas en su vida. En su antiguo restaurante el Bulli la deconstrucción de la gastronomía incluyó también nuevas formas de beber. El Bulli cerró en 2011 y quedó como una leyenda. Pero, consultado sobre su bebida preferida, Ferran elige un clásico: el champagne.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.