Finanzas alternativas a nivel local

Antonio Zavalía
(0)
21 de marzo de 2015  

Durante los últimos años, la tecnología abrió una nueva etapa en las finanzas no tradicionales. El cambio vino de la mano de Internet, que redujo los costos de conectar a quienes tienen dinero con quienes lo necesitan. Así, comenzaron a surgir espacios online para conectarse a través del crowdfunding (financiación colectiva a través de preventa) y del peer-to-peer lending (préstamos entre particulares).

Las alternativas de crowdfunding (como el servicio de Idea.me) permiten que un emprendedor financie su proyecto con la preventa de sus productos. Con este esquema encontraremos solicitudes de artistas que buscan prevender su música aún no grabada para conseguir los fondos que les permitan grabar un disco. O también podríamos encontrar el caso de un emprendimiento que prevende una valija con GPS que aún no ha sido fabricada, buscando el capital necesario para iniciar su fabricación (como el caso de Bluesmart). Quienes financian estas iniciativas son los mismos clientes, interesados en recibir el producto terminado .

Vecino al crowdfunding, dentro del mapa de las finanzas alternativas, están los préstamos entre privados. La plataforma online de Bondarea o de Afluenta facilita estas conexiones directas, al poner a disposición de sus usuarios herramientas online que permiten prestar y pedir prestado a otros. Un caso concreto: María vive en un pueblo de Río Negro. Ella y su novio tenían calculado el monto para pagar su fiesta de casamiento a fines de 2014. Sin embargo, un cambio imprevisto la obligó a usar parte de sus ahorros mientras buscaba un nuevo trabajo. El tiempo perdido modificó su cuenta y ahora le faltaban $ 10.000 para casarse. Le recomendaron Bondarea, y unas semanas más tarde obtuvo un préstamo armado entre siete personas que le prestaron el dinero a devolver en 12 meses.

Estas personas con ganas de conectarse de una manera nueva viven en grandes ciudades como Buenos Aires, Córdoba y Rosario, Salta o Mendoza, pero también en pueblos pequeños y medianos del interior del país. Algunos son emprendedores; otros trabajan en relación de dependencia: abogados y arquitectos, vigiladores y empleados administrativos, enfermeras y colectiveros, profesores y empleadas domésticas, bomberos y programadores de software. Todos descubrieron que es posible contar con los demás para conseguir los objetivos individuales, ya sea con un préstamo o con los intereses recibidos por financiar a otro. Solamente buscan que las conexiones sean serias y seguras en un ambiente protegido y transparente.

El autor es director de Bondarea, préstamos de persona a persona

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.