Flexibilidad horaria en la escuela, compromiso y productividad

Diana Capomagi
(0)
1 de marzo de 2014  

¿Favorece el horario flexible a un mayor compromiso y, por ende, a una mayor productividad? ¿Qué sería un horario flexible? Contar con un margen de tiempo tanto para entrar como para salir; trabajar por objetivos en lugar de cantidad de horas; armar agenda de actividades y no sostener una rutina permanente son estrategias que algunos países y grupos empresarios están aplicando para promover la identificación, la motivación y la eficiencia laboral.

¿Serían beneficiosas éstas u otras alternativas en cualquier ámbito? No creo que existan "recetas" que sean aplicables en cualquier contexto. A mi entender, para que la flexibilidad resulte una estrategia efectiva, requiere de un aprendizaje y vivencia previos que permitan manejarse con libertad en el marco de las normas institucionales.

¿Es fácil el manejo de la libertad? Esto lo podrá responder cada uno desde su propia experiencia. La construcción de la autonomía es un proceso que, aunque parezca paradójico, está impregnado de límites. Pienso que no hay libertad más compleja que aquella que nos imponemos cada uno. Cuando no tenemos un "otro" que nos diga qué debemos hacer y qué no, es cuando surge nuestra responsabilidad en estado más puro. Y esta responsabilidad es educable.

Por ello, no es lo mismo plantear la posibilidad de hacer flexibles los horarios en lo laboral que en el ámbito escolar. ¿Por qué? Porque los niños y los adolescentes están en plena etapa de formación que los conducirá a asumir, luego, sus propias decisiones en forma responsable. Instalar rutinas en la escuela tiene como fin contribuir al orden y la organización que el alumno necesitará como componentes para todo proyecto que emprenda. Cumplir un horario es sólo un aspecto constitutivo de toda una lista de normas que se requieren para educar el discernimiento y la toma de decisiones. ¿Retrasar el horario de entrada para que los alumnos puedan dormir más? Las horas de sueño son imprescindibles para lograr un buen rendimiento, ahora, ¿qué garantía tendríamos de lograr que los alumnos duerman más si el horario de entrada es más tarde?

Lo que sí me parece muy importante, tanto para la persona que trabaja como para el niño y joven que estudian, es el sentido que tenga para sí el tiempo dedicado a las diferentes actividades. Si la escuela está vacía de contenidos significativos y el trabajo es sólo para cumplir un horario, no habrá estrategia de flexibilidad que logre la motivación que se necesita para producir. Construir el sentido de lo que se estudia y de lo que se trabaja es hoy uno de los grandes desafíos que tenemos planteados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.