Fui, toqué y me fui