Suscriptor digital

Hablemos de sexo: ¿qué piensan 3 mujeres que trabajan alrededor del deseo y el placer?

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Den Rosas
Denise Tempone
(0)
7 de marzo de 2019  • 00:23

Hablar sobre sexo, hablamos. Sin embargo, no siempre nos fijamos en cómo hablamos del tema. Entre toneladas de información, prejuicios y moralinas, la mayor parte del tiempo olvidamos que nuestros debates, relatos y estéticas están totalmente atravesados por la época en que se dan.

Aunque aparearnos es un acto instintivo, poco queda de instintivo en cómo llegamos a ello (¿algún otro mamífero usa apps?) y en cómo lo experimentamos (¿qué animal necesita rotular su orientación y clasificar sus relaciones?).

Dicho esto, no es difícil entrever todo lo que nuestras ideas sobre nuestras sábanas influyen en lo que sucede entre ellas. ¿Qué piensan los que trabajan alrededor del sexo, el deseo y el placer?

Lulú Jankilevich: "El cuerpo y el deseo siguen siendo tabúes"

Crédito: Gentileza

Quién es y qué hace: es artista visual, editora y creadora de la revista de arte erótico Colada que busca nuevas formas de aproximarse estéticamente al erotismo. También dicta talleres de Erotismo en la Fotografía.

Hace diez años, cuando comencé con Colada, notaba que el erotismo en la fotografía se basaba en la belleza de los cuerpos. Hoy, ya no se ve tanto la apreciación del cuerpo desde una mirada hegemónica que nos dice qué es lo bello y qué no, sino una diversidad muy interesante que nos ofrece explorar otras zonas del cuerpo, otro tipo de cuerpos, escenarios y personas que no tenían visibilidad. Se trata de un permiso que se empezó a generar en las redes sociales, pero también en artistas como Nan Goldin, enfocada en cosas que antes se veían únicamente en ciertos circuitos que representaban lo "under" y contracultural. Creo que ese tipo de artistas abrieron una puerta a cierta estética de la intimidad que las redes sociales se ocuparon de legitimar y hacer masivas. Hoy entendemos perfectamente cómo hacer público lo íntimo, aun no pudiendo mostrar pezones (femeninos) ni genitales, y estamos también empezando a entender que la belleza y el erotismo tienen múltiples expresiones.

A pesar de todo, noto que el cuerpo, el deseo y el placer siguen siendo tabúes. ¿Por qué? Porque los circuitos para la exhibición del erotismo son muy acotados y difíciles de conectar con el ámbito público, cultural e institucional. La exploración sexual es algo que moralmente la mayoría de la "gente" no tolera y sospecho que es porque no toleran confrontarse con sus propios deseos y fantasías. Correr esa barrera es el motor de proyectos como Colada. Nosotros celebramos cada vez que se acerca alguien que se suponía que no tenía nada ver con la propuesta, como una señora mayor contenta por habernos descubierto.

Dalia Fernández Walker: "La concha necesitaba ser escuchada"

Crédito: Gentileza

Quién es y qué hace: es la creadora de la tienda FE y autora del libro Bruja moderna. Junto con Jimena Outeiro y Laura Passalacqua crearon un nuevo podcast sobre placer femenino llamado "Concha Podcast", en Spotify y Soundcloud.

Nuestro podcast nació de inquietudes típicas de grupos de amigas. Nos juntábamos todos los jueves a comer y beber y debatíamos sobre temas que nos importan: la monogamia, la masturbación femenina, la prostitución. Después de varios encuentros, nos dimos cuenta de que los barmen se quedaban escuchando nuestras conversaciones y así fue como nació la idea de grabar un podcast y permitir que la concha hablara. Nuestro grupo de WhatsApp se llama "Concha Alert", porque a medida que profundizamos en el tema, notamos que la concha tiene sus propios avisos, su sabiduría: nuestra filosofía y motivación es dejarnos guiar por ese alerta hasta alcanzar el placer. Respecto al nombre del podcast, tal vez el suene fuerte, pero intentamos ponerle un montón de nombres más políticamente correctos: "la almeja", "la vagina", "la escondida". Nada nos resonaba, así que lo llamamos simplemente "concha".

El manifesto de "Concha": "Me han dicho de todo, menos linda. Me ocultan. Tengo vueltas y pasadizos y me muevo, pero para adentro. Vibro y emano energías, alertas, poesías, colores, hijos, flujos. Dentro de mí yacen centurias de historias y silencios, pero hoy, hablo. Las mujeres se unieron para hacerme valer y luchar por mis derechos. Cada vez estoy más cerca de poder elegir: deseo no ser violentada, ser libre, quiero finalmente poder elegir qué es lo mejor para mí. Me educaron y adoctrinaron, pero desde hace un tiempo, tengo voz y voto. Soy la chucha, la vagina, la cachufleta, la vulva, la chongui, la chuchi. Soy ella, la única, la incomparable. Soy LA CONCHA".

Francisca Gnecchi: "No hay recetas"

Quién es y qué hace: creadora de Erotique Pink, una boutique erótica femenina. Desde su espacio, organiza charlas y talleres de empoderamiento y placer sexual.

Crédito: Gentileza

Hay un mundo no comunicado en el sexo: es el mundo de la sexualidad adolescente, de la tercera edad, del placer responsable, del placer femenino. Cuando creé Erotique Pink, lo hice pensando en que pudiéramos tener un lugar para comunicar sobre sexualidad de una forma abierta y responsable. Y cuando surgió la idea de hacer el taller de BDSM, Bondage y Sadomasoquismo, tuvimos que tener ciertas precauciones: no todo el mundo sabe que en el mundo de la dominación hay acuerdos explícitos y eso hizo que mucha gente se enojara al ver una foto en la que el dominante era un hombre. También muchísima gente sigue pensando que hay fórmulas mágicas para usar en la cama. Te piden, sobre todo desde los medios, "tres tips para esto", como si el sexo fuera una receta médica. Y lo mismo con la noción de "normalidad". Los planteos de si "está bien" tener sexo tantas veces por semana son complejos porque la gente no entiende que cada experiencia es absolutamente personal.

El autodiagnóstico es un flagelo. Es muy común conocer a una chica que nunca se tocó y asegura que es anorgásmica. O un pibe que dos o tres veces llegó al orgasmo rápido y ya se define como eyaculador precoz. La asexualidad es otra cosa que las personas se autodiagnostican. Necesitamos, en vez de tanta información y Google, más educación y conciencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?