Hacia la autoría de todos

Alejandro Piscitelli
(0)
6 de julio de 2014  

Wikipedia es un proyecto nacido al vesre, resistido por los docentes de casi todo el mundo y que genera suspicacia y resistencia por doquier. Ladran Sancho, señal que cabalgamos. Iniciada como un remedo de la Enciclopedia Británica y fenecida antes de salir del vientre de los fundadores –porque los expertos son caros, dan muchas vueltas y se creen Gardel–, la Wikipedia fue a contracorriente de expectativas y deseos. Se convirtió en un repertorio del cognitive surplus de la gente bien pensante y es un modelo de creación de conocimiento colaborativo, distribuido y altruista. Lo que no es poco decir.

Nacida a la sombra de la revolución digital, sus contenidos son desparejos, la dimensión histórica es pobre, las humanidades no están demasiado bien representadas y las ciencias duras y la tecnología forman parte de su core mejor construido. También es demasiado generalista, sus contenidos en inglés en general son mucho más ricos que los nacidos en otras lenguas y su desvío anglófono y pro norteamericano es bastante sugestivo. Pero ello no invalida su alcance ni su riqueza.

Con el trabajo de decenas de miles de proveedores de contenidos ofrece conocimiento en 285 idiomas, de los cuales 17 superan los 300.000 artículos, es administrada por la Fundación Wikimedia, que se esparce por buena parte del mundo. Curado por miles de tutores (a veces un poco dictatoriales), con un modelo de negocios que exige inyecciones millonarias cada año, su prodigalidad y riqueza es innegable (ha consumido unos 100 millones de horas/personas), y la mejor demostración de que la crowdinvention (algo así como la invención de masas) aparece allí donde menos se lo espera.

Amamos Wikipedia, un camino intermedio entre la autoría de pocos (300 millones en toda la historia de la humanidad) y la autoría de todos (ya estamos cerca, con 2400 millones de individuos en la Red).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.