Harry Salvarrey: "Creo en la poligamia responsable"

Harry Salvarrey
Harry Salvarrey Crédito: Catalina Bartolomé. Producción de Caro Franko.
María Eugenia Castagnino
(0)
1 de marzo de 2019  • 10:41

Harry Salvarrey hace radio en Perros de la calle y sus pasiones son comunicar, escuchar heavy metal, andar en moto y tomar birra. Y un detalle: cree en la poligamia responsable.

¿Cómo nace tu pasión cervecera ? Porque hoy, siendo socio del Bar Desarmadero, sos un emprendedor...

La primera vez que participé de una cocción fue porque un pibe, dueño de la cervecería Viken, me dijo: "Che, ¿querés venirte a una cocción en casa?". Era una cocción chiquita, de 50 litros de birra. Y me acuerdo de que uno de los chicos que estaban ahí me dijo: "Mirá que esto es un camino de ida, eh". Y yo contesté: "Bueno, es un lindo camino, me gusta". Y acá me encuentran, en 2019, metido hasta el cuello.

¿Qué te atrapó de ese mundillo?

Lo primero es el producto. Yo no podría hacer esto con jabones, me gusta la birra.

¿No te da miedo que se agote el mercado? Dicen que las cervecerías son las canchas de paddle de los 90...

Hoy el consumo de cerveza artesanal en Argentina no llega al 3% del consumo total. Hay un montón de torta para comer todavía. Lo que sí está pasando es que cuando algo cobra una visibilidad muy grande, un montón de gente se mete en el negocio por la rentabilidad. Obviamente se satura, empieza a haber muchos bares, y muchos manejados por gente que se metió por el negocio. Los que están hechos por gente apasionada y por cerveceros son los que andan bien, esos bares son los que aman el producto, los que aman la birra. Y los otros, los que se metieron por la rentabilidad, esos son los que se van a ir. Y, la verdad, no los vamos a extrañar.

¿Hay mujeres haciendo cerveza en Argentina?

Cada vez más. Funes tiene una maestra cervecera, por ejemplo. Pero el ejemplo que más me gustaría rescatar es el de dos comunidades, Mujeres cerveceras y Birreras de Argentina, con minas amantes de la birra que hacen cocciones colectivas, arman eventos. Hace poco, el grupo Birreras de Argentina hizo una cerveza que se llama Azurduy, una belgian strong, que tiene que ver con la imagen de Juana Azurduy, una mujer fuerte, por eso una cerveza strong. Y la recaudación de la venta de esa cerveza fue destinada a una ONG que lucha contra la violencia de género. Hay un grupo de minas defendiendo fuerte el rol de las mujeres en la cerveza.

Sos psicólogo, ¿por qué no ejercés?

Yo fui criado con unos principios que son "vos tenés que hacer el jardín, la primaria, la secundaria, la universidad y trabajar de lo que estudiaste". Pero lo cierto es que la mayoría de la gente, cuando está estudiando, en algún momento tiene una crisis vocacional. Yo la tuve, solo que seguí estudiando. No la respeté, no la escuché. Igualmente, no me arrepiento de haber estudiado Psicología, si la tuviera que estudiar de vuelta, lo haría. Aprendí un montón de cosas.

¿Qué te sirve de eso para tu vida cotidiana?

¿Sabés en qué soy bueno? Leyendo dinámica de grupos, lo cual hace que sea muy bueno participando en grupos: me adapto, soy dinámico, soy flexible. En la radio me ayudó a darme cuenta de qué faltaba para poder hacerme un lugar. Me metí en un equipo que funcionaba muy bien y yo entré y empecé a tratar de ver qué faltaba cada día. En el momento en que veía que había algo que había que hacer y no había nadie haciéndolo, yo lo hacía, dejé de pedir permiso, dejé de preguntar, empecé a hacerlo.

¿Y cómo llevás tu fama de "el intelectual" del team?

Creo que es el lugar que me quedó. No es el lugar que me gustaría tener, a mí me gustaría ser el gracioso, el copado, el seductor. No soy ese. No me sale, no lo fui nunca en mi vida. El intelectual es lo que me quedó, revolví el fondo de la caja de herramientas y estaba eso.

Harry Salvarrey
Harry Salvarrey Crédito: Catalina Bartolomé. Producción de Caro Franko.

Igual, hay muchas inteligencias posibles...

Claro, vos me dejás enfrente de un aire acondicionado roto y a mí me agarra un ataque de pánico, no sé qué hacer. Yo tuve que mirar 72 tutoriales de YouTube antes de poder tensar la cadena de mi moto y es una boludez, te juro que es una boludez. Envidio mucho la inteligencia emocional de mucha gente, yo no tengo inteligencia emocional. Hay gente que cuando tiene un problema llora; yo, cuando tengo un problema, tengo gastritis. Yo preferiría llorar, soy un imbécil emocional.

A pesar de no ser el seductor del grupo, imagino que la inteligencia es seductora para muchas mujeres...

Sí, cuando dejé de querer usarla para eso. Cuando logré dejar de obsesionarme por tener razón, o por demostrar quién soy, cuando logré ganarle un par de batallas a esa inseguridad, ahí fue cuando relajé las barreras y pude encontrar una mejor forma de relacionarme con el resto de la gente en general. No solamente en el levante, en general. De hecho, hace un montón que no me levanto a nadie porque estoy en pareja desde hace 10 años.

Viste que las parejas que llevan mucho tiempo juntas a veces tienen que repactar códigos de convivencia...

Sí, no es tan formal como una charla de "nos sentamos y repactamos", pero sí. Yo soy el último en darme cuenta de esas cosas. Ella es la que un día viene y me dice: "Che, esto me molesta". Y yo le digo: "Pero si nunca te molestó". "Y, pero ahora me molesta". Yo, al tener esa habilidad con la dinámica de grupo, soy bastante flexible, me amoldo mucho.

Y entiendo que te va la "poligamia responsable"...

Estoy absolutamente en contra de la infidelidad clásica, del "mi amor, me voy a jugar al fútbol con los chicos" y me voy a un telo a estar con mi amante. Me parece que es patético, triste y oscuro. Dicho esto, creo que la monogamia es un modelo vetusto que necesita caer urgente, porque trae muchísima infelicidad y mucha frustración.

¿Lo ves posible?

Recontra posible. Yo creo que los cambios están pasando muy rápido en esta sociedad. Y en general nos agarran de atrás, ya sucedieron. ¿Dónde sucedieron? Mirá a los pendejos. Yo no digo que tiene que acabarse la monogamia, lo que digo es que tiene que acabarse la monogamia como obligación, pero con respeto y atención por los sentimientos del otro, siempre, arriba de todo y primero. De ahí para abajo, vale todo. Siempre y cuando sea acordado.

El discurso es válido, pero... ¿lo lográs en la práctica?

Es una lucha constante. Es muy difícil en la práctica. Porque la mayoría de la gente todavía fue criada en esa mentalidad. Yo ya lo entendí, racionalmente. Pero falta que la sociedad termine de acomodar esos pensamientos.

¿Cómo vivís la revolución feminista como varón?

Aprendí y estoy aprendiendo. Yo siento una profunda incomodidad en estos tiempos. Mucha incomodidad, como creo que debe sentir la gran mayoría de los hombres. Pero también creo que la incomodidad es el motor del crecimiento. Porque cuando vos estás incómodo es cuando empezás a buscar condiciones mejores para estar.

O a cuestionarte...

Sí, y a entender dónde me tengo que parar yo: yo tengo que ver y escuchar, bajar la cabeza a veces, por más que tenga mis opiniones, y decirlas, discutirlas. Escuchar mucho y aprender. Porque yo también fui un pelotudo. Yo también encaré minas de formas que hoy no haría y yo también me reí de chistes y virales por WhatsApp. De nada de eso me enorgullezco, pero tampoco puedo castigarme por haberlo hecho porque en aquel momento era lo más normal del mundo. Los lugares en los que el patriarcado pone a los chabones tampoco están buenos. Yo soy un boludo que no llora, ¿por qué? Seguramente porque nunca lo vi a mi viejo llorar, porque emocionarse era de puto. Nosotros también ganamos con la caída del patriarcado.

¿La moto es una nueva pasión o hace rato que está?

Está desde hace unos años y me cambió la vida para mejor. Lo que gané en calidad de vida, en tiempo, me devolvió horas de vida en esta época en la que el tiempo es tan valioso... Igual, al bondi le estoy eternamente agradecido, pude estudiar gracias a que viajaba horas en bondi al laburo.

¿Algo en lo que creas?

Qué difícil, porque yo soy un escéptico empedernido. Creo que creer te lleva a desilusionarte.

¿En vos mismo tampoco?

No, tampoco. Creo que es probable que yo me mande cagadas que vayan en contra de mí y de mis intereses. Pero no creo en nada. Y no lo considero un defecto tampoco, considero que no creer es un acto de cordura. •

Maquilló y peinó Luisa Estévez para Estudio Duo. Agradecemos a Bar Desarmadero, HAUT, Bolivia, Levi’s y Converse su colaboración en esta nota.

Mirá las recomendaciones de Harry para OHLALÁ!: Qué cerveza pedir según el sabor que más te gust a

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.