Hawái. Qué hacer en las tierras del surf y los volcanes

(0)
15 de febrero de 2020  

Fotos y texto gentileza de Lula Gil, de @water.journey .

Hawái es un archipiélago de ocho islas ubicadas en medio del océano Pacífico. En el imaginario colectivo representan el destino de playa ideal, la clásica postal de la camisa floreada, la palmera y el coco fresco , sin embargo, las islas esconden tesoros más profundos que merecen ser develados; proponen al visitante el desafío de encontrarse con la naturaleza cruda para conectarse con el lugar desde "el sentir" . Nos convoca a dejarnos llevar por las fuerzas isleñas y abrirnos a aventuras por volcanes, selvas, playas de arena negra, rutas montañosas, cascadas de agua prístina y cielos estrellados. Acompañame en esta aventura y enterate de cómo armar tu viaje por Hawái. ¡Aloha!

El origen de Hawái

Estas tierras fueron descubiertas hace siglos por los polinesios, que venían desde Tahití. Se animaron a cruzar el Pacífico con canoas de madera, atravesando corrientes oceánicas guiados solamente por las estrellas para arribar a Hawái, un verdadero paraíso en medio de la nada. Los primeros pobladores poseían una conexión muy fuerte con la naturaleza de la isla, la veneraban, era su guía para tomar decisiones, relacionarse, construir sus vidas y conformar sociedades.

Pasaron los años y hoy Hawái es un estado dentro de los Estados Unidos . Sin embargo, esta conexión, para algunos, sigue presente hasta el día de hoy, por eso es importante prestar atención y entender que, al visitar Hawái, vas a presenciar una fuerza natural única en el mundo. Cada pedacito de estas tierras atesora una energía muy fuerte que cautiva por su exuberancia y majestuosa presencia. A esta energía se la llama "mana", que en hawaiano significa "poder", el poder de creación de todo lo que vive. El mana te golpea fuerte cuando llegás, mostrándote que vos no podés controlar nada más en tu aventura, ya llegaste hasta aquí y ahora tenés que entregarte a lo que la isla te propone.

Por dónde empezar

  • Oahu es la isla más popular, donde está la capital, Honolulu, meca del surf mundial.
  • Kauai es la "isla jardín", un gran oasis de montañas verdes con pocos habitantes, ideal para los que buscan aventuras lejos de la civilización.
  • Hawái o Big Island , la isla más grande, alberga cinco volcanes y uno de ellos, Kilauea, sigue activo, volcando su incandescente lava directamente sobre el océano Pacífico.

  • Molokai , considerada la "isla amigable" y ubicada en el corazón del archipiélago. Es más pequeña y menos visitada por turistas.
  • Lanai , "la Perla", está privatizada y posee resorts de alta gama.
  • Nihau , "la Isla Prohibida", es la más alejada de todas. Durante años no se permitieron visitantes y su población está compuesta íntegramente por nativos hawaianos.
  • Kahoolawe se encuentra inhabitada, su acceso está restringido debido a temas navales/militares.

Tomarse el tiempo

El otro factor clave a considerar es el tiempo: sería un error ir de isla en isla, saltando de tour en tour, como podría hacerse en el Sudeste Asiático. La distancia entre islas y la magnitud de estas hace poco viable esta modalidad. Tampoco es aconsejable visitar más de dos islas por semana y me animaría a decir que siete días es poco para conocer una sola isla. Todo va a depender del tipo de viajera que seas.

Personalmente, siempre elegí Maui. Fui cuatro veces a lo largo de mi vida y en cada viaje descubro un nuevo paraíso que me cautiva y me hace regresar. Esta isla recibe el nombre de "the Valley Isle", ya que dentro de ella conviven dos grandes volcanes y en el centro se genera una superficie que asemeja un valle. Por un lado, el Haleakala, ubicado al oeste de la isla, es un volcán inactivo, mientras que el Mauna Kahalawai o West Maui Mountain se encuentra extinto y cubierto completamente de vegetación, lo que le otorga una apariencia de montaña selvática oceánica. Ambos son el sello distintivo de los paisajes mauienses, se vislumbran desde cualquier perspectiva, imprimiendo en cada visual una escala monumental.

La isla recibe su nombre por el semidiós hawaiano Maui, quien se dice que pescó las islas desde la profundidad del Pacífico con un anzuelo mágico. Es una isla joven, vital, dinámica y enorme. Para que te des una idea, posee una superficie seis veces mayor que la provincia de Buenos Aires. El gran valor de Maui son, sin duda, sus innumerables playas, y las hay para todos los gustos.

Las dos caras de Maui. Si bien es un destino turístico muy visitado, especialmente entre la comunidad surfer, Maui tiene, además de los clásicos imperdibles, un montón de otros atractivos que no todo el mundo conoce. Acá te cuento qué hacer para tener una experiencia lo más completa posible.

Lado A

El sector sudoeste de la isla alberga los clásicos:

  • Lahaina town . El centro histórico, la calle Front St., ofrece un paseo único por galerías de arte autóctono, museos y comercios estadounidenses-hawaianos.
  • Avistaje de ballenas . Desde el puerto de Lahaina salen expediciones para ver ballenas jorobadas, quienes viajan durante tres meses desde Alaska para llegar hasta aquí. Esta actividad se realiza desde diciembre hasta mayo, ¡es imperdible!

  • Kihei - Wailea . Ofrecen playas de aguas calmas, arena blanca, palmeras y atardeceres de película. Ideal para los que buscan relajarse sin viento ni olas fuertes.
  • Honolua bay . Ubicada al noroeste, es "El" spot para realizar snorkeling con tortugas y peces autóctonos. Es importante tener respeto al ingresar al mar, recordar que nosotras somos las visitantes.
  • West Maui Mountains . El Iao Valley State Park ofrece caminatas por senderos rodeados de montañas selváticas y vistas panorámicas.

Lado B

Hacia el noreste se encuentran destinos menos populares que vale la pena conocer.

  • Paia y Haiku . Poseen playas ventosas, con olas grandes, ideales para quienes practican windsurf o surf. El pueblo de Paia es menos turístico, ofrece un estilo de vida relajado, con locales de comida orgánica y estudios de yoga, pilates y meditación.

  • Hana Drive . Una aventura que dura un día entero, consta en ir desde Paia hasta Hana, el punto más lejano y remoto de la isla. La ruta es completamente escenográfica, compuesta de curvas, contracurvas, precipicios al mar y cascadas, y ofrece a quienes la visitan una experiencia de roadtrip única en el mundo.
  • Haleakala Hike . ¡El volcán Haleakala es un must! Se encuentra inactivo, por lo que se puede visitarlo, caminar por el cráter y hacer senderismo. Se recomienda empezar la caminata al amanecer y caminar con las bajas temperaturas de la mañana. Las vistas son impactantes, montañas rojas que se asemejan a un desierto con arena negra y vistas panorámicas al océano Pacífico, algo inexplicablemente hermoso. ¡El mana de Maui en su máxima expresión!

Dónde comer

  • Mana Foods es un mercado orgánico imperdible ubicado en el barrio Paia. Posee frutas, verduras y todo tipo de productos naturales para que te nutras de todo lo producido localmente. Web: manafoodsmaui.com .
  • Paia Fish Market . La mejor hamburguesa de Mahi Mahi, sin duda. Pesca fresca del día cocinada con mucho amor. Web: paiafishmarket.com

  • Mamas Fish House . Para una cita romántica a los pies del Pacífico. No te olvides de pedir el postre Polynesian Black Pearl, una delicia. IG: mamasfishhouse .

"Por qué Maui cambió mi vida"

Mi amiga Marina ( @marina.daian ) vive en Maui desde hace 13 años y fue quien me enseñó a entender la energía de la isla. Ella hace yoga, surf, spare fishing, tiene su propia huerta y trabaja de paisajista creando jardines únicos. En 2015, cuando nos reencontramos luego de años, pude ver que su decisión de haberse ido del país persiguiendo un sueño siendo tan joven había dado sus frutos. Al ver su forma de vincularse con la naturaleza, me dieron ganas de intentar buscar esa conexión en mi país. Maui fue el gran catalizador para acercarme a la sustentabilidad y descifrar de qué forma una puede respetar la Tierra, aun viviendo en la ciudad. En septiembre de 2019, volví luego de cuatro años de haber puesto en práctica mi intención a través de mi blog, @water.journey . Pasamos horas en el mar esperando olas, acampamos en el volcán luego de caminar por tierras coloradas, vimos atardeceres y recorrimos, una vez más, toda la isla para comprobar que es una fuente de inspiración.

Por otro lado, Hawái es uno de los lugares más afectados por la contaminación plástica y decidimos darle difusión a la causa para generar conciencia sobre la relación tóxica que tenemos con este material. Así nada opaca la majestuosidad natural.

Fotos y texto gentileza de Lula Gil, de @water.journey .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.