Marguerite Yourcenar. Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón