Hay que ponerle límite a la extravagancia

Hernán Iglesias Illa
(0)
6 de octubre de 2012  

Durante siglos los padres eligieron para sus hijos nombres tomados de parientes o de próceres y santos. El nombre del recién nacido era casi siempre una señal de continuidad familiar y social, que decía más bien poco sobre la personalidad del hijo o de sus padres. Quizás por esto la gente tendía a repetir siempre los mismos: en sociedades conservadoras, que premiaban más la repetición que la ruptura, usar nombres originales era un riesgo al que pocos se atrevían.

Todo esto empezó a cambiar hace un par de décadas, después de la Pandora sociológica de los años 60. Con el tiempo, padres y madres de todo el mundo empezaron a dedicar largos concilios matrimoniales, a lo largo de varios meses, para decidir el nombre del vástago en camino. A medida que la familia, la religión y la historia han perdido influencia sobre el destino de nuestras vidas, y los límites entre clases sociales se hicieron más fluidos, el nombre de los hijos se ha convertido en una doble señal, más de ruptura que de continuidad. Es una señal para el niño de nombre raro, que se siente un "Adán", todo individuo, sin linaje ni reverencias al pasado. E intenta ser una señal (especialmente) sobre el buen gusto de sus padres. El cuarentón que le compra a su hijo una remera de los Ramones está pensando más en sí mismo que en su hijo (que perfectamente podría salirle cumbiero o violinista). De la misma manera, el padre que bautiza a su hijo con un nombre extravagante le está diciendo: vos, tu mamá y yo somos especiales, distintos de los demás.

Quizá por eso los famosos han sido practicantes especialmente conspicuos del nombre aventurero. En Estados Unidos (Gwyneth Paltrow y Chris Martin pusieron a sus hijos Apple y Moses) y en la Argentina (los hijos de Gastón Pauls y Agustina Cherri se llaman Muna y Nilo), muchas celebridades han aprovechado el regalo de la paternidad como una extensión de su propio branding . Para mantenerse distintos del público, en su propio sistema solar-cultural, los famosos tienen que (o tienden a) elegir nombres distintos a los de la tropa urbana.

Esto no es para nada una tendencia exclusiva de las clases dominantes. En casi todos los países de Occidente, han sido las clases populares las que más han ejercitado la creatividad para los nombres (y las ortografías) de sus hijos. Cubanos y venezolanos han sido pioneros, casi hasta el dadaísmo. Ahora en todos los países latinoamericanos hay chiquitos de nombres globales, con ortografía tradicional (Brian) o heterodoxa (Braian). Jonathan fue uno de los primeros: ya debe de haber varios Jonathans argentinos acercándose a los 30 años.

Hay tres tipos, entonces, de padres nombradores. Los creativos, los tradicionalistas y, mis favoritos, los vintage . Los creativos quieren no parecerse a nadie, se toman la tarea muy en serio y toman prestados nombres de diversas fuentes. Los tradicionalistas van a lo seguro: buscan nombres que han funcionado bien por décadas y le ahorrarán al hijo papelones futuros. Y los vintage , presos de ambos impulsos, eligen ser creativos buscando nombres en el baúl de la historia, pasados de moda, pero acompañados, como las antigüedades, de la venerabilidad del paso del tiempo. Ya no hay chicos que se llamen Osvaldo o Norma o Norberto o Susana, pero volverá a haberlos. Esta columna recomienda para quienes estén esperando mellizos mixtos, estos dos nombres vintage , recién rescatados de una vieja guía telefónica: Vicente y Esther.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.