Helado. Transformó al enemigo número uno de las dietas en un aliado saludable

.
.
(0)
17 de octubre de 2019  • 16:38

Con 31 años, Victoria Torterola es toda una profesional de la hotelería y la gastronomía. Pero después de atravesar varias experiencias internacionales que le enriquecieron y le enseñaron muchísimo, se dio cuenta de que todavía había una traba que no la dejaba progresar laboralmente. A continuación te contamos cómo hizo para superar ese miedo que tenía, lo que la llevó a crear su exitosa marca de helados saludables.

Un miedo paralizante

Victoria Torterola estudió hotelería, se formó a través de sus viajes y trabajó en diferentes restaurantes de Australia, Inglaterra y Hawaii. Después tuvo un restaurante de comida orgánica con su familia y dio clases de cocina vegetariana. En 2013 renunció a este proyecto y viajó a Maui, buscando superar un miedo que trababa todas sus decisiones laborales y personales: el no ganar plata. Decidió justamente quedarse sin nada para ver qué surgía de eso que tanto la asustaba. "Pasé tiempo durmiendo en sillones de desconocidos y gozando de la abundancia de la naturaleza sin costo alguno", cuenta Vicky, que comprobó que lo importante no era no sentir miedo, sino no dejar que el miedo la detenga.

Una idea salvadora

Al atravesar su gran miedo, Victoria se sintió totalmente transformada. Gracias a este aprendizaje logró crear Haulani ("hielo celestial" en hawaiiano), su marca de helados y yogures a base de leche de coco y leche de almendras. Empezó en su propia casa, con una máquina de $600 que compró online. Quería hacer un helado que se pudiera tomar hasta en el desayuno, y "transformar al enemigo número uno de las dietas en algo saludable", en sus propias palabras. Abrió una página en Facebook y las personas empezaron a pedirlo. "Iba al mercado de Beccar a las seis de la mañana a comprar fruta en mi Fiat 147 a gas, y me pasaba todo el día elaborando para entregarlo en mano a los que me lo pedían un día después", recuerda.

"Una medicina para tu cuerpo, una fiesta para tu paladar", es el slogan de Haulani. Vicky siempre fue transgresora y cuestionó todo; después de años de hacer dietas e imponerse métodos alimenticios diseñados por otros, descubrió que cuando ella está bien con su vida y sus elecciones, es cuando más radiante está. "Quise romper las barreras entre lo que está bien y lo que está mal y dar lugar a que cada uno decida de qué quiere nutrirse". En el camino hacia este producto que hoy la rompe, tuvo miles de desafíos y obstáculos. "Lo maravilloso es que si ante el desafío nos mantenemos comprometidos con nuestro deseo, ejercitamos la creatividad", afirma Vicky. Al no conocer sobre este universo, confió muchas veces en personas que prometían ayudarla, a las que les entregó sus recetas y terminaron copiándolas.

En números

.
.

Su inversión no fue mucha, pero la ganancia no es grande, dado el nivel de calidad de la materia prima con la que trabaja. "Fracasar es algo que sucede todos los días en el camino al éxito", afirma. Hoy produce todos los días en un galpón gigante helados y yogures que se venden en todo el país y también se exportan a Paraguay.

  • Mensualmente producen 4000 litros de helado y 2000 de yogur.
  • El pote de helado de 500 mililitros ronda los $320, y las paletas $96. Los yogures $125.
  • Tienen 7 gustos de helados: a base de leche de coco, hay de de dulce de leche, frutilla, maracuyá, vainilla, banana split y frutos rojos. Y también de chocolate y frutos rojos a base de leche de almendras.

Además elaboran paletas de frambuesa y goji, ananá y jengibre, y maracuyá y cúrcuma. Los yogures de leche de coco son naturales, y con colchón de frambuesa, durazno y vainilla con granola.

Más info: haulani.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.