Hepatitis, el hígado en problemas

En la Argentina, la provocada por el virus A es la más usual. Abunda cuando fallan las condiciones de higiene y sanitarias. Otros tipos también frecuentes son la hepatitis B y C. Los síntomas iniciales son poco específicos, lo que evidencia la importancia de la prevención
(0)
29 de febrero de 2004  

En términos sencillos, la hepatitis es una inflamación del hígado, órgano que se ocupa de combatir infecciones, detener hemorragias y eliminar de la sangre sustancias tóxicas. Existen cinco agentes virales causantes de la enfermedad. Según qué virus esté actuando, se la denomina hepatitis A, B, C, D o E.

SINTOMAS

Son poco específicos: falta de apetito, náuseas, vómitos o malestar general. Los más evidentes (coloración amarillenta de la piel y las mucosas, orina oscura y heces claras) aparecen sólo en el 20 o 25% de los casos.

TRATAMIENTO

Las personas infectadas deben estar bajo permanente control médico y hacer reposo.

LAS MAS FRECUENTES

En la hepatitis A, la principal fuente de contagio persona a persona se da por vía fecal. Por esa razón las inundaciones u otras catástrofes que afectan las redes cloacales provocan situaciones de gravedad sanitaria. La hepatitis B se convirtió en la segunda causa de cáncer de hígado después del tabaco. Se contagia por contacto sexual o vía perinatal. Respecto de la C, el grupo más expuesto es el de los adictos endovenosos.

VACUNAS

Existen para la hepatitis A y B, pero no se han desarrollado aún para la C.

Datos útiles

www.foroaps.or

www.hepatitisc2000.com.ar

www.nih.gov

La prevención

  • Son medidas fundamentales el lavado frecuente de manos, evitar el consumo o contacto con agua contaminada, utilizar protección al mantener relaciones sexuales y no compartir jeringas (adictos endovenosos).
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.