Herramientas de la alquimia femenina para hacer crecer tu emprendimiento

Visualizar es una de las claves para hacer crecer nuestro emprendimiento.
Visualizar es una de las claves para hacer crecer nuestro emprendimiento.
(0)
4 de octubre de 2019  • 14:50

La alquimia es un método que nos ayuda a concretar nuestras metas a través del reconocimiento de los mecanismos mentales que nos limitan y entrenándonos para tener una mente nueva capaz de lograr lo que nos proponemos. Natalia Barrera es la creadora del método, que además de ser coach motivacional, trabaja desprogramando el inconsciente para que las personas logren cumplir sus objetivos. Hoy nos explica cómo podemos usar esta técnica para sacar adelante nuestros emprendimientos .

¿Cómo se aplica el método Alquimia para emprendedores?

Nuestra mente se programa a través del lenguaje: toda creencia, opinión o punto de vista es producto de un programa mental llamado "creencia". La palabra programa significa literalmente Pro: delante y grama: escrito, lenguaje, por eso es muy importante conocer las palabras que vamos a utilizar para lograr lo que queremos.

Cuando decidimos emprender un negocio tenemos que recordar que la palabra emprender significa: empezar hacer alguna cosa difícil . Y ahí nuestra mente nos llena de todas las dificultades que podríamos tener, basándose en todas las experiencias del pasado y todo lo que nos informaron del exterior: "noticias", "dichos populares", "experiencias de otros". Básicamente, en el momento de decidir emprender, vamos a tener todo el contra, todo se va a trabar. Pero no es porque algo este mal, sino al contrario, eso que sucede se llama inercia, y es producto de salir de lo conocido y es la prueba física de que realmente estamos creando algo nuevo. El tema es que, para nuestra mente, todo lo nuevo es romper con un hábito y eso es "peligroso" para nuestra supervivencia, porque nuestra mente está programada para repetir lo anterior, es decir, el pasado, y va a generar diferentes respuestas neuro-químicas y estados emocionales de miedo, frustración, ansiedad para evitar emprender el camino nuevo.

Entonces también descubrimos que en EMPRENDER está la palabra clave "prender", encender, pre significa anterior y ender significa agarrar. Es decir, "yo tengo que agarrar, atrapar a mi mente ANTES de que me invadan las creencias limitantes. Por eso, primero tengo que "prender" el nuevo yo en mí, antes de crear mi emprendimiento. Alquimia nos enseña a encender esa nueva mente para justamente lograr nuestros objetivos y transformar esos "problemas" en oportunidades para potenciar lo que queremos que crezca.

Herramientas útiles de la Alquimia

  • Lo primordial es entender cómo VENDER. La mente compra por emoción, por ende voy a tener que aprender a comunicar mi producto o servicio desde un lenguaje que llame a comprar y genere confianza.
  • También es importante ESCUCHAR o LEER al cliente cuando expresa lo que quiere. Si, por ejemplo, dice: "quiero un jean AZUL", usa palabras visuales, por ende a esta persona le vendo desde mostrarle visualmente. Si dice "busco un jean cómodo", esta persona quiere SENTIR las texturas, así que probárselo es clave para cerrar la venta. Y si dice "contame qué jeans tenés" está en modo auditivo, quiere que le hables. En este caso, tenés que explicarle cómo es la prenda, quiere escuchar.
  • Para lograr las metas, la confianza es fundamental. H oy todo es por Internet y las redes sociales son una ventaja a la hora de vender. Es muy importante que la gente te conozca, que sepa que sos un ser humano. Eso genera confianza. Tener tu nombre o sacar fotos de tus empleados en tu negocio hace que la gente confíe. Hay muchos emprendedores que venden productos y no tienen fotos suyas y en sus perfiles está el nombre de la marca. Esto no ayuda a crear un vínculo. Mostrar que existen una o varias personas detrás del negocio es fundamental para tener más credibilidad.

El poder de usar correctamente las palabras

  • Apuntá a lo imposible para hacer más fácil lo posible. Como ya dijimos, la mente se programa a través del lenguaje. Por eso es importante tener claro qué queremos lograr con el emprendimiento. Si a través de mi proyecto quiero ganar dinero, por ejemplo, quiero ganar $100.000 mensuales, recordá que tu mente va a enfrentarte con la "ley de la inercia". Entonces es bueno ponerle una meta más alta, de $170.000, para que te permita llegar a 100.000 más cómoda. Es un buen truco y funciona 100%: ¡siempre dirigirse a lo imposible hace que lo posible llegue más fácil!
  • El nombre del emprendimiento es clave. Por ejemplo, una persona vino a consultarme por un gabinete de estética: la gente no le pagaba, todos quedaban con deudas y esta persona sentía que regalaba su trabajo. Cuando le pregunté el nombre de su empresa me dijo un nombre en hindú que significaba "Regalo de Dios". Bien, el universo solo sigue los versos: ese negocio es un "regalo de Dios" y por eso ella materializó ese resultado de regalar su trabajo. Lo primero es el nombre y lo segundo es el eslogan, esa frase que llama al público. Aprender a comunicar bien lo que vendo es clave y para eso debo preguntarme cuál es mi factor diferencial porque te tienen que comprar a vos y no a otro. Contestar esa pregunta es clave para crear un negocio exitoso porque ese factor es el que tengo que vender.

Ejercicios para lograr eso que queremos

Si quiero GANAR DINERO, tengo que saber cuánto y dirigirme hacia traspasar ese monto. Sin GANAS no hay GANANCIAS. El cerebro compra por emociones, por ende si yo no compré mi emprendimiento primero sintiéndome entusiasmado, entendido y optimista ante lo que quiero, haciendo las cosas desde el entusiasmo, creando cada día oportunidades nuevas para generar más ganancias, no voy atraer riqueza.

Primero tengo que creer que puedo hacerlo y accionar en base a esa nueva creencia, haciendo todos los días el hábito de alimentar ese proyecto e invirtiendo todo de mí para que eso crezca. El negocio es espejo del creador. Si quiero que mi negocio crezca, yo tengo que crecer con él, por ende es bueno preguntarnos en qué tenemos que crecer. Por ejemplo, puede ser que necesite crecer en ser organizada, madrugar. Me dirijo madrugando y organizando mis ocupaciones para ENCENDER la chispa creativa que me impulsará a crecer. Pues las ideas nuevas nacen de romper estructuras mentales.

Recordá: cada día expresá en voz alta qué querés al despertarte. Nuestra mente está en hipnosis y lo primero que decimos tiende a programar nuestro día hacia una dirección: aprender a decir "Hoy es un buen día", "Hoy recibo buenas noticias", es clave para atraer lo que deseamos a nuestra realidad.

Más sobre Natalia Barrera

Podés ver los videos de Natalia en su canal de YouTube y seguirla en Instagram .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.