Hora de agrandar la cocina

Con sólo tirar abajo dos paredes, pudo obtenerse un espacioso family room
(0)
25 de agosto de 2001  

La familia contaba con una vivienda de ambientes amplios, entre los que se encontraba una cocina-comedor. Pero la dinámica de la vida hogareña demostraba que las dimensiones de este último sector resultaban escasas. Tratándose de un matrimonio con chicos, la mayor parte de las actividades se desarrollaban allí. La madre necesitaba un espacio mayor para realizar las tareas culinarias sin perder de vista a sus hijos.

Un recurso a la vista

La solución la dio el lavadero, que estaba ubicado a continuación de la cocina y terminaba en un ventanal que daba al jardín. Sus medidas (3 m de ancho x 1,50 m de largo) resultaban excesivas para la simple tarea de lavar la ropa. Pero, incorporado al sector culinario, permitía ganar unos 4,5 m2. Una vez obtenida esa superficie, se podría agregar un estar con espacio para mirar la televisión y hacer los deberes escolares

La obra

  • La obra más importante, de toda la refacción, consistió en tirar abajo la pared que separaba la cocina del lavadero.
  • A continuación se instaló una nueva mesada. Respecto de la anterior, incluye una mesa de forma circular con varias sillas a su alrededor. De este modo sus funciones son múltiples: como comedor diario o superficie de trabajo (colocar fuentes o recipientes con ingredientes durante la preparación de las comidas).
  • Se utilizaron la cocina y la pileta originales que fueron adosadas a la nueva mesada.
  • El área que antes ocupaba el comedor diario ahora queda libre. La superficie resulta lo suficientemente espaciosa como para instalar un estar. Se ubicó otra mesa, a la que se sumaron algunos silloncitos, una biblioteca (para tener a mano los útiles escolares) y un mueble para el equipo de audio y el televisor. Así se creó un cómodo family room . Un espacio en el que los más chicos de la familia podrán desarrollar sus actividades sin desordenar el resto de los ambientes, ante la mirada atenta de la mamá.
  • No era cuestión de prescindir del lavadero. Para preservarlo se ganó espacio sobre el jardín.
  • El lugar elegido fue a partir de la pared donde antiguamente finalizaba.
  • Del lado exterior se instalaron un piletón y el lavarropas. El termotanque (que antes estaba en el comedor diario, entorpeciendo el tránsito) también fue trasladado hasta esta zona.
  • El nuevo emplazamiento permite economizar recursos, ya que todas las instalaciones de gas y agua (tanto de la cocina como del lavadero) se encuentran en un único sector.
  • Pero no se podían dejar esos elementos a la intemperie. Para protegerlos, se extendió el techo lo suficiente como para generar un pequeño porche: el nuevo lavadero ya está listo.
  • Asesoramiento: arquitecta Silvia Porro

    Detalles finales y costos

  • El comedor diario original tenía un revestimiento de machimbre natural de 1,10 m de altura. Para ganar luminosidad, se lo pintó de blanco.
  • En el piso se dejaron las baldosas anteriores.
  • En la elección de los muebles incorporados al estar se puso énfasis en que fueran modelos livianos, fáciles de trasladar. Así se los podrá reubicar sin problemas.
  • ¿Y la iluminación? Al tratarse de lugares de trabajo se instalaron abundantes fuentes de luz, en especial en el sector de la cocina y en el family room.
  • Hacer el presupuesto

  • Si se aprovechan los muebles anteriores, una refacción con estas características puede costar alrededor de $ 3000 o 4000. Con asesoramiento profesional (compra de materiales, proyecto y dirección de obra), 5000 pesos.
  • Pintura al látex: 10 litros, 45 pesos.
  • Bolsa de cemento: 50 kg, 6,90 pesos.
  • Ladrillos: el metro cuadrado, 7,80 pesos.
  • Tejas: modelo de hormigón, el metro cuadrado, desde 9,50 pesos.
  • Granito: (para mesada de cocina) de 2,5 cm de espesor, el metro cuadrado, 120 pesos.
  • FUENTES CONSULTADAS: Arquitecta Silvia Porro: 4777-1470. Calera J. J. Romero: Avda. Dorrego 1330; 4854-5152. Atilo S. A.: 4666-0412. Marmolería Abad Claudia: 4855-7299/7836. Pinturerías Edinfer: Avda. Córdoba 3109; 4962-8412

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?