Ice sex. Animate a sumar un cubito de hielo a tu cama y descubrí nuevos placeres

Crédito: Ilustración de Ornella Pagliaruolo.
Denise Tempone
(0)
2 de octubre de 2020  • 16:18

Ahora que la temperatura empieza a subir, es hora de refrescar nuestra habitación, nuestra cama, nuestros encuentros. Sí, ha sido un largo, crudo y neurótico invierno. Los primeros calores nos invitan a volver a sentir, a relajarnos un poco (dentro de lo posible) y a reconectarnos con nuestro cuerpo, hasta ahora tapado de mantas y eternos pijamas de cuarentena. Esta vez no vamos a proponerte que te pongas en mood guerrero y salgas a conquistar placeres desconocidos. Ya sabemos que casi no tenemos resto para eso en 2020. En cambio, te vamos a invitar a que, si vas a tomar fresco..., ¡lo tomes por todas partes!

¿Qué hace el frío por nosotras?

Cuando hablamos de sexo, inevitablemente siempre nos remitimos al calor. Porque la excitación -tal como la entendemos- no es más que una acumulación particular de sangre en ciertas zonas del cuerpo provocada por roces puntuales y fantasías. El calor, entonces, viene a ser lo normal, la regla, cuando estamos excitadas. La irrupción del frío rompe eso que nos parece tan natural, nos pone en alerta. Como la asociación frío-excitación no es lo usual, al incorporarla, aparece algo que en la cama a todos nos encanta: una sensación novedosa.

¿Cómo incorporarlo?

  • Con lubricantes mentolados. Estos productos producen una sensación contundente, especialmente cuando la temperatura ambiente es alta. Además, suman a la hora de practicar y recibir sexo oral. A veces, cuando son muy intensos, dan la impresión de estar quemando y esto puede asustar a las más sensibles. Lo cierto es que, si el lubricante es bueno y no sos especialmente alérgica, esa intensidad es simplemente parte de la gracia. Atenti: el frío no es para vos si tenés la piel muy sensible o problemas de pH.
  • Con cubitos. Elegí los industriales: duran mucho más que los caseros. Y sé astuta. Eso de arrastrar el hielo arruina un poco la sorpresa. Mejor poné las cosas on fire y sacá el as de la manga cuando el contraste se note. Si querés que sea aún más interesante, cuando sea el momento de los besos hacé escala en los pezones, en el bajo abdomen y por la entrepierna con tus labios congelados. Los besos fríos también funcionan en los lóbulos de las orejas y en la nuca.
  • Con mentitas. A la hora del sexo oral, un caramelo en la boca es un clásico tan celebrado que ahora hasta se venden mentitas en los sex shops. No necesitás mucha técnica: apelá a tu pastillita favorita y entrá en acción una vez que ya sientas tu boca fresca. La pastilla puede quedar en la boca, en un rinconcito o no estar más, lo que importa es el efecto.
  • Con contrastes. Subí la temperatura... ¡para bajarla! Si ya probaste y el frío te copa, entonces ¿qué mejor que sumar contraste y aumentar tu sensibilidad? Podés calentar la zona con un lubricante con efecto de calor y recién entonces sumar un cubito de hielo. Y un dato: ¿sabías que un hielito apoyado cerca del coxis de tu amante cuando está muy on fire puede distraerlo y retrasar el momento del orgasmo? El factor sorpresa también suma; vendar los ojos de tu pareja para que no sepa lo que va pasar aumenta todo lo que puede llegar a sentir.

Un mundo de sensaciones

Si con el frío abriste una puerta de sensaciones, tal vez quieras sumar a tu wishlist estas otras a través de productos de cosmética sexual que juegan con temperaturas y movimiento. No todos se consiguen en el país, pero ponelos en tu radar.

Masajes con soplos ardientes. Contrario a lo que solía suceder con las variantes vintage, los nuevos aceites de masajes con efecto de calor se activan con el airecito caliente que sale de la boca y crean un magnífico hormigueo que pasa pocos segundos después y te da ganas de pedirle que siga soplando. Las texturas son suntuosas, sedosas y nada pegajosas. La piel las absorbe lentamente de mil amores y sus aromas son una fantasía. Anotá: Warming Massage Oil, de la línea Slow Sex.

Bálsamos para cosquillitas de clítoris. Los bálsamos de clítoris son cremas súper ligeras, que parecen un poquito aguadas y traen ingredientes sorpresa para despertarte nuevas sensaciones. En general, leves hormigueos, cosquillitas y una sensación de calorcito y expansión que hacen que, de pronto, te lubriques naturalmente como si hubieras tenido horas de juego previo. En general, los ingredientes sorpresa que contienen son ginseng, arginina, aloe vera y algunas esencias especiales. Anotá: Clit Balsamo, de Shuga / Clitorial Balm, de Bijoux Indiscret / Gel con arginina de Sexitive.

Espuma crepitante. No, no es poesía, es una descripción. ¿Viste esa sensación de suavidad y liviandad que te da la espuma de afeitar? Bueno, ahora imaginate una espuma que, cuando empieza a bajar, da efecto de chispitas, como si fueran esos caramelos crocantes que hacen miniexplosiones en tu boca, pero sobre tu piel. La novedad en el mercado de las sensaciones son estas voluptuosas espumas que se pueden poner tanto en el cuerpo como en las zonas más íntimas y vienen acompañadas de deliciosos sabores y aromas que no hacen más que aumentar la diversión. Anotá: Crunchy Foam, de Intt.

Felación eléctrica. ¿Puede el sexo oral ser mejor? ¡Claro! Si te titilan los labios. Existen algunos bálsamos que se aplican como lipstick y provocan micromovimientos en la boca que parecen arte de magia. Estos micromovimientos también se activan en el pene y en tus labios íntimos, básicamente, porque se encienden en las mucosas. Anotá: Electric Fellatio Tingling Lips Gloss, de Orgie. Una curiosidad: dicen quienes lo probaron que masticar un poquito de jengibre o un aji picante antes de dar sexo oral crea la misma sensación..

El placer es presente

No es ningún secreto que el foco de casi todo lo que va del año fue nuestro propio cuerpo. Preocupadas y privadas de muchos placeres, de pronto las sensaciones se convirtieron en un refugio y en todo lo que tenemos. Por esta razón, muchas marcas de cosmética sexual se pusieron a producir y a innovar en el campo de las sensaciones, con nuevos niveles de sutilezas que nos despierten de lo adormecidas que estábamos en la vorágine anterior y, de paso, que vuelvan a traernos al presente, para dejar de pensar un poco en lo que pasó y en lo que se viene. El placer está presente.

Experta consultada : Mariela Tesler. Coach sexual. info@mariatesler.com.ar

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.