Ideas para reciclar una casa

Marcela, su gata y el empapelado vintage que encontró de casualidad en un negocio de sanitarios
Marcela, su gata y el empapelado vintage que encontró de casualidad en un negocio de sanitarios Crédito: Magalí Saberian
Marcela es diseñadora de interiores y nos mostró su propia casa en Floresta, donde mandan la creatividad y el arte de saber reutilizar. ¡Para inspirarse!
Carolina Cattáneo
(0)
26 de marzo de 2015  • 00:00

Cuando todavía vivía en su ciudad natal, San Francisco, Córdoba, y sabía que iba a estar sola en la casa por varias horas, Marcela Conti buscaba una amiga de cómplice y daba vuelta todo. Movía los muebles de acá para allá y de allá para acá. Antes de que todos volvieran, los devolvía a su lugar. La pasión por la decoración se convirtió en su oficio y hoy se dedica al diseño de interiores. Una tarde de 2009, ya instalada en Buenos Aires con su marido, Pedro, y sus hijos, Tomás y Felipe, vio un cartel de venta en el frente de una construcción de 1940. Ella, que buscaba aberturas para una casa que estaban a punto de comprar para mudarse, golpeó, entró y miró. Jugó, como cuando era chica, a imaginar qué iría en cada lugar, y en segundos la tenía visualizada. Flasheó, casi en un enamoramiento a primera vista. Las cuentas daban y, en una decisión exprés, compró.

Pasillo y estudio

El detalle: un pizarrón old school (si querés copiarlo, dale dos manos de pintura pizarra -$100 el litro- a una madera con bastidor)
El detalle: un pizarrón old school (si querés copiarlo, dale dos manos de pintura pizarra -$100 el litro- a una madera con bastidor) Crédito: Magalí Saberian

Lo primero que detectó cuando entró fue que desde el hall de ingreso había una visual lineal que dejaba ver la casa hasta el fondo. Decidió mantenerla y potenciarla. Jugadísima, y después de convencer a su marido, pintó las paredes de fucsia. "No le tengo miedo al color", dice. El ambiente central de la casa, muy luminoso, lo convirtió en su estudio. El protagonista es un mueble panadero que compró en un remate y al que le dejó la pátina original en rosa y verde. A su home office, como la llama, le agregó una mesa antigua, a la que solo le lavó la superficie y que hoy usa de escritorio, y una silla estilo Windsor.

Crédito: Magalí Saberian

Cuarto

A la banqueta barroca a los pies de la cama le cosió una funda para taparle el rojo original y completó el outfit del dormitorio con una alfombra símil corderito ($520, DecoMarce)
A la banqueta barroca a los pies de la cama le cosió una funda para taparle el rojo original y completó el outfit del dormitorio con una alfombra símil corderito ($520, DecoMarce) Crédito: Magalí Saberian

Ubicado en la planta alta, es un espacio de silencio y privacidad donde eligió combinar el aguamarina de la pared con el blanco de los muebles. El respaldo de la cama es uno de los productos de su marca y está hecho en ecocuero con capitoné ($3200, DecoMarce). A la cama también la cubrió con un cubrecamas estilo portugués blanco (el modelo Jackard Rosas para cama king size de Arredo cuesta $849) y la levantó con un almohadón con inscripción ($400, Claudia Adorno). La vieja escalera de pintor donde cuelga fundas y toallas y el espacio que dedicó al escritorio con muebles y espejo retro remarcan su estilo vintage.

El baño en suite tiene una mesada de obra revestida con mosaicos y un mueble de guardado en chapa que fue un fichero de oficina (Mercado de pulgas)
El baño en suite tiene una mesada de obra revestida con mosaicos y un mueble de guardado en chapa que fue un fichero de oficina (Mercado de pulgas) Crédito: Magalí Saberian

Cocina-Comedor

Crédito: Magalí Saberian

Ahí comen (los cuatro son vegetarianos) y eligieron que no hubiera tele para que nada interrumpiera el diálogo. La cocina es el colmo del reciclado: la mesada es un antiguo vajillero provenzal que hizo relaminar en melamina y al que le cortaron el mármol para que entrara la bacha. El espejo tríptico biselado ($3000 y $3500 en anticuarios), del mismo estilo que el mueble, le da un efecto de profundidad al espacio, y la alfombra (Easy) le aporta un shock de color. El juego de comedor es una mesa recuperada (¡de un volquete!) con sillas de diseño Eames DSW (Decodesing, $1650 c/u). Cocina-Comedor

Las venecitas verdes cortan el blanco de los muebles de la cocina
Las venecitas verdes cortan el blanco de los muebles de la cocina Crédito: Magalí Saberian

Ahí comen (los cuatro son vegetarianos) y eligieron que no hubiera tele para que nada interrumpiera el diálogo. La cocina es el colmo del reciclado: la mesada es un antiguo vajillero provenzal que hizo relaminar en melamina y al que le cortaron el mármol para que entrara la bacha. El espejo tríptico biselado ($3000 y $3500 en anticuarios), del mismo estilo que el mueble, le da un efecto de profundidad al espacio, y la alfombra (Easy) le aporta un shock de color. El juego de comedor es una mesa recuperada (¡de un volquete!) con sillas de diseño Eames DSW (Decodesing, $1650 c/u).

El fondo de la casa era un matorral. Al desmalezarlo, se convirtió en el espacio más lindo. Los butacones son del Cottolengo Don Orione y de macetero, ¡un vanitory!
El fondo de la casa era un matorral. Al desmalezarlo, se convirtió en el espacio más lindo. Los butacones son del Cottolengo Don Orione y de macetero, ¡un vanitory! Crédito: Magalí Saberian

DATA Vintage

Para Marcela, salir un sábado a la tarde con su marido a buscar muebles antiguos es un planazo. Nos pasó una listita con sus preferidos a la hora de comprar objetos vintage o antiques. Muchas (muchísimas) de las cosas que tiene en su casa son de:

La Rueda Antigüedades. Rivadavia 7901, CABA.

Antigüedades Montepio. Rivadavia 7701, CABA.

Ejército de Salvación. Hay tiendas de venta benéfica en Pompeya, Constitución y Lanús.

Más info: Marcela tiene su propio emprendimiento de recuperado y venta de muebles, DecoMarce. Si querés mirar las cosas que hace, una más linda que la otra, podés meterte en Decomarce.tiendanube.com

¿Qué te pareció esta casa soñada? Además: ideas para las fanáticas del reciclaje , Deco en la calle Arenales y una casa estudio .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.