Ideas para una tarde de picnic

Crédito: Daniel Karp
El paisaje agreste del hotel Sofitel La Reserva Cardales ofreció un marco inmejorable para un picnic que logra una atmósfera sofisticada y tradicional con detalles simples pero muy específicos
Daniel Karp
Male Szaszak
(0)
28 de diciembre de 2015  • 11:25

La bicicleta (Hotel Sofitel La Reserva Cardales) lista para salir con el bolso ($1.400, Sofía Ferrari Carteras) cargado con panes de campo y flores silvestres (Vivero Patricia Sanson).

Crédito: Daniel Karp

En la huerta orgánica del Sofitel La Reserva Cardales, donde el chef Diego Irato encuentra frescura e inspiración cada día, cargamos provisiones en un canasto y un bolso de arpilleta (Paul French Gallery).

Crédito: Daniel Karp

Detalles que hacen la diferencia: servilletas de lino (Paul French Gallery) con un simpático (y muy a tono) peso para que no se vuelen las servilletas y dos opciones simples y deliciosas: tabla de quesos (Chef Diego Irato, Sofitel La Reserva Cardales) y un canasto con fruta fresca.

Crédito: Daniel Karp

En el canasto de hierro y arpillera (Paul French Gallery), termo de acero ($499, Falabella) para bebidas frías o calientes. Almohadones tejidos ($1.440) y de arpillera ($535 c/u, Ayres de Ensueño) y juego de croquet (6.500, Galazzi Juegos de Salón).

Crédito: Daniel Karp

Sándwich gourmet, canasto con variedad de panes, tarteletas y selección de quesos (Chef Diego Irato, Sofitel La Reserva Cardales). Tabla de madera ($299, Falabella), platos de cerámica, cuaderno (Paul French Gallery) y baúl entelado ($5.900, Ayres de Ensueño).

Crédito: Daniel Karp

Portabotellas de hierro (Paul French Gallery) sobre la manta de lino que sostiene otro peso de piedra (Paul French Gallery). En el bolso, flores de cera y conejitos (Vivero Patricia Sanson). Para las cinco en punto: bandeja de madera ($440, Ayres de Ensueño) con tetera cerámica ($399) y tazas floreadas ($129 c/u, todo de Falabella).

Crédito: Daniel Karp

Crédito: Daniel Karp

Texto: Lucrecia Álvarez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.