Imperdible. Un viaje en 7 paradas por la Costa Azul

Crédito: Marina Tortorella.
Marina Tortorella
(0)
23 de agosto de 2019  • 15:00

Rodeada de pueblitos y casitas en la montaña, la Costa Azul es famosa por los colores vibrantes que desprende desde el Mediterráneo en cualquier época del año. En este artículo, te aconsejo sobre 7 lugares increíbles para disfrutar de tu ruta por la Rivera Francesa.

NIZA

Crédito: Marina Tortorella.

Es quizás una de las paradas obligatorias en la ruta por la Costa Azul, ya que cuenta con el aeropuerto más importante de la zona. Si bien la ciudad en sí misma se disfruta en un día, el atractivo está en los puntos cercanos que tiene. A solo unos minutos de bus o tren, se encuentran playas paradisíacas como las de Jean Cap Ferrat que están alejadas del tumulto de la ciudad.

Qué ver.

  • Caminar por la Vieja Niza es una actividad en sí misma. El mayor atractivo, además de degustar increíbles platos, es mirar para arriba. Llueva o haya un sol radiante, nizardos y turistas vestirán la ciudad con su ropa colgando del balcón.
  • Desde La Plaza Massena salen los tours que recorren la ciudad. Además, da inicio a la avenida Jean-Medecin que concentra galerías, shoppings y locales.
  • Ver el atardecer sentado desde uno de los bancos azules que viste la Promenade des Anglais es el mejor regalo que nos podemos hacer luego de tanto pasear. A través de la Promenade se llega al Puerto de Niza para coronar el día con una cerveza mirando el mar.
  • Colina del Castillo: Niza no se caracteriza por ser una ciudad verde, pero uno de sus atractivos más importantes es justamente la vista y el jardín que posee la Colina.
  • El Carnaval de Niza es el evento más importante en el invierno de la Costa Azul, con 18 carrozas que se visten cada año según la temática que se acuerda.

Crédito: Marina Tortorella.

Dónde comer . Los mejores restaurantes de la zona se encuentran en la Vieja Niza, sobre todo en la Cours Saleya, donde además, podes disfrutar de diferentes mercados todos los días. Pero, si te gusta probar lo típico de cada ciudad, reserva tu lugar con anticipación en La Merenda, el restaurante más codiciado de Niza.

MÓNACO

Crédito: Marina Tortorella.

Desde Niza se puede llegar en tren a Mónaco en unos 20 minutos. Lo más impactante de esta ciudad, además del lujo y ostentación que se ve por la calle, son las vistas panorámicas que tiene del Mediterráneo y su esencia.

Qué ver.

  • Desde el puerto se puede acceder a la zona del Palacio. Si bien la subidita es un poco agotadora (y más con los 40 grados del verano) apreciar la maravilla de esta colina, no tiene precio. ¿Mis recomendados?
  • Visitar el Casino.
  • Conocer el

Museo Oceanográfico

  • Visita al Palacio y la colección de autos privada del Príncipe.
  • Hacer un stop en el

Grand Prix de la Fórmula 1

MENTON

Crédito: Marina Tortorella.

Conocida por ser la ciudad del limón y jardín, y fronteriza con Italia, está a solo 30 minutos en tren de Niza y 15 de Mónaco y es, para mí, uno de los pueblos más hermosos.

Qué ver.

Caminar por el casco histórico degustando todo tipo de aceites y postres con limón. Perderse por sus callecitas entre la montaña para descubrir los mil y un jardines que tiene a su alrededor. En invierno, la Fiesta del Limón es otro de los eventos más importantes de la Costa Azul.

GRASSE

Crédito: Marina Tortorella.

La capital del perfume no puede quedar fuera del recorrido por la Costa Azul. Desde Niza, se puede llegar en tren (se tarda alrededor de 1.30 hs de viaje y cada pasaje sale 10 euros) o alquilando un auto. Esta última opción es mejor para poder aprovechar y hacer alguna parada en otro pueblo o recorrer los campos de lavanda o playas cercanas.

Crédito: Marina Tortorella.

Qué ver.

  • El casco histórico de Grasse es uno de los más bellos y coloridos de la Provenza, las callecitas, casas y palacetes son restaurados de los siglos XVII y XVIII.
  • No te pierdas la Catedral de Notre-Dame du Puy, de estilo románico provenzal, construida en el siglo XI.
  • No te olvides de hacer una visita a las perfumerías: Fragonard, Galimard y Molinard, cuentan con visitas guiadas gratuitas para explicar los procedimientos de fabricación del perfume.

CANNES

Famosa por el festival de Cine que se realiza cada año, Cannes tiene además, su magia propia dentro de la Costa Azul. A diferencia de los puertos aledaños, en las playas de Cannes podemos encontrar arena, lo que, luego de varios días, les juro es un alivio.

Qué ver.

  • Durante el mes de mayo, el Festival de Cine de Cannes recibe a miles de turistas y artistas en la ciudad. El casco histórico es para mi mucho más imponente que el centro de Mónaco. Si bien hay muchas tiendas de lujo, mantiene un aire tranquilo que hace que disfrutemos más de nuestra estadía por este lugar.
  • También sugiero conocer la Iglesia de Notre Dame, desde donde se puede apreciar una vista increíble de la ciudad.
  • Y hacer una pasada por el Barrio de La Bocca que conserva, a diferencia del centro, su aire provenzal. Posee un gran mercado y el centro espacial de Cannes Mandelieu.

ISLA SAINT - HONORAT

Crédito: Marina Tortorella.

Desde el puerto de Cannes, salen cada hora diferentes barcos que te cruzan a las islas cercanas. Se pueden comprar los pasajes online, que salen unos 15 euros ida y vuelta, y de esta forma ahorrarse los tiempos de espera. Esta Isla en particular, es famosa por su espiritualidad y tranquilidad. Es propiedad de una comunidad de monjes cistercienses que cultivan allí la vid y elaboran su propio vino

Crédito: Marina Tortorella.

Qué ver .

  • El Monasterio de los monjes cistercienses: se puede ingresar a la capilla y pasar un rato caminando por el hermoso jardín.
  • También podés almorzar en el restaurante La Tonelle, con una vista increíble del Mediterráneo y la paz propia del lugar. Lo mejor es reservar mesa en la web, para poder disfrutar de toda la experiencia.

ANTIBES

Crédito: Marina Tortorella.

Antibes es mi pueblo favorito dentro de la Costa Azul. No solo porque sus playas son tranquilas y discretas, sino porque las callecitas que lo conforman poseen la tranquilidad justa para descansar.

Qué ver.

  • La ciudad vieja sin dudas. Desde la estación de tren, caminando por el puerto, se llega a la ciudad vieja que está llena de barcitos y locales típicos para poder pasar el día caminando. Además, está llena de monumentos históricos como el castillo de Grimaldi y la iglesia de Immaculée Concepción que fueron construidos en los siglos XII-XIII y quedaron intactos hasta hoy. Pero tampoco te pierdas:
  • Las obras de Picasso en el Castillo Grimaldi.
  • El Bastión Saint-André y museo arqueológico.
  • El Cours Massena - Mercado: frutas, verduras y diferentes productos típicos de la Provenza encontramos en este mercado de la ciudad vieja de Antibes.

Crédito: Marina Tortorella.

Más info

  • Dónde dormir. Siempre utilizo Booking o Airbnb para reservar mi estadía cuando salgo de viaje. Si pensas hacer base en Niza, lo mejor es alquilar un estudio cerca de La Gare o Promenade, para evitar los ruidos de la Vieja Niza.
  • Cómo moverse. Lo más práctico es alquilar un auto para recorrer los diferentes pueblos sin tener que estar detrás de los horarios del transporte público. En el aeropuerto o la terminal de tren de Niza, podés hacerlo cuando llegás. Para moverte en tren, bajate la app de SNCF y comprá los billetes con anticipación. Depende donde vayas, un boleto de tren cuesta entre 3 y 9 euros, mientras que el colectivo suele costar entre 1,50 y 6 euros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.