Imperdibles. 10 elegidos de Buenos Aires según Gwyneth Paltrow

(0)
16 de enero de 2020  • 18:11

A la par de Nueva York o Barcelona y con una energía ecléctica. Así describe a Buenos Aires Gwyneth Paltrow en una guía sobre la ciudad que compartió recientemente en Goop.com, la plataforma de lifestyle en la que vuelca información sobre sus intereses y hallazgos.

"El paisaje cultural de la ciudad está formado por un crisol moderno: hay personas apasionadas por todo lo que hacen, ya sea reunirse en un asado familiar, asistir a un partido de polo o comer algo rico en uno de los innumerables cafés de estilo europeo que se extienden por cada vereda. Fiel a las representaciones cinematográficas de la ciudad, no se puede escapar del sonido de la música de tango y los residentes amantes de la vida nocturna Al caminar por las avenidas, es fácil ver por qué a Buenos Aires se le conoce como el París de América del Sur: la arquitectura neoclásica, los monumentos y los espacios públicos tienen que ver con el encanto y la grandeza", dice en la presentación. Paltrow asegura que Buenos Aires siempre estuvo entre sus pendientes para recomendar. Y así, con la curaduría de la modelo Delfina Blaquier, comparte sus elegidos para aprovechar cada rincón de la ciudad.

Teatro Colón

Es uno de los teatros de ópera más impresionantes del mundo y ha acogido a todos los grandes del ballet, la música clásica y la ópera, desde Maria Callas hasta Margot Fonteyn. Si bien el edificio en sí sufrió muchos cambios, la última remodelación se completó en 2010. Arquitectónicamente, el Teatro es de estilo ecléctico: la sala en forma de herradura (que crea un efecto de sonido similar a una cámara de eco), alberga a casi 4,000 personas y se siente grandiosa y festiva con un montón de terciopelo, tapices y madera tallada.

Caminito

El barrio de La Boca de Buenos Aires tiene fama de ser un poco incompleto para los turistas. Pero, teniendo en cuenta que es el hogar del estadio Boca Juniors y de muchos de los mejores restaurantes de la ciudad (Don Carlos y Patagonia Sur, entre ellos), bien vale la pena el viaje. El caminito es tal como se describe, un pequeño paseo por lo que una vez fue un barrio inmigrante italiano ubicado junto al puerto. El encanto de la zona reside en la mezcla de casas pintadas de colores brillantes y llenas de artistas y artesanos. Muchas de las paredes están cubiertas de murales que profundizan en los temas sociales y políticos presentes en la vida porteña.

Bar du Marché

Abierto todo el día, este restaurante se asemeja a una clásica brasserie francesa con sus simples mesas de madera y pisos de tablero de ajedrez. Curiosamente, el menú es más del estilo París / Tokio con oferta de embutidos y sashimi, junto con algunos de los mejores sushi de la ciudad. Con más de cincuenta vinos disponibles por copa, Bar Du Marché es un lugar sólido para comenzar la noche con unos platos pequeños y una copa de vino antes de pasar a una cena de asador más grande. También vale la pena destacar el desayuno: no hay que dejar de probar los huevos y tostadas, el cremoso chocolate caliente y sus deliciosos pasteles, muchos de los cuales están rellenos del dulce favorito de Argentina, el dulce de leche.

Bosques de Palermo

Es el patio comunitario para millones de porteños con tres lagos artificiales para pasear en bote, senderos para caminar y andar en bicicleta y una deliciosa fusión de cultura y aire libre que muchas ciudades latinas hacen tan bien. Los 989 acres están repletos de bonitas arboledas y jardines de rosas (¡hay más de 12.000 rosas!), pero el favorito es el Poet's Garden, lleno de bustos de bronce de famosos forjadores de palabras desde Pirandello hasta Shakespeare.

Casa Babel Bistró

Es una opción animada para refugiarse toda la noche. Casa Babel Bistró ocupa una casa restaurada que data de 1927 y es una de las gemas ocultas más queridas de la ciudad. El espacio multidisciplinario alberga una productora, un estudio de grabación y, por supuesto, el bistro. A tono con el ambiente culturalmente rico que impregna el espacio, el menú se lee como un libro, capítulo por capítulo con cada plato inspirado en un escrito, y acompañado de una lista de reproducción estelar. Después de la cena, lo mejor es tomar asiento en los cómodos sofás para escuchar música en vivo que continúa hasta las primeras horas de la mañana.

The Harrison Speakeasy

Un bar clandestino en el mercado de pescado operado por la notoria familia Harrison en Nueva York durante la Ley Seca, es la recreación que logra uno de los bares más concurridos en las noches de Buenos Aires. Porque The Harrison Speakeasy está auténticamente ubicado debajo de un restaurante de sushi. Cuenta la leyenda que, el verdadero Nicky Harrison, un carcelero que luego huyó de Nueva York, terminó encontrando vida y amor en Buenos Aires y cada detalle en este bar es una oda a su historia. Incluso los menús incluyen recortes de periódicos que detallan el encarcelamiento de Harrison en 1930. El bar, bien abastecido, está atendido por muchachos que también saben lo que están haciendo.

Casa Cavia

Algunos eligen a Casa Cavia por las flores, otros por los libros; Goop propone aventurarse por la increíble mezcla de ambos, así como por su restaurante estelar y su hermosa perfumería. Esta tienda conceptual híbrida es en realidad un espacio de usos múltiples que habita en una hermosa casa de los años 20 en Palermo, renovada por el equipo de diseño Kallos Turín. Cuando entrás por primera vez, te invade el aroma de los frescos florales dispuestos en ramos y exhibidos en cada habitación. En el primer piso están la florería, la perfumería, la tienda y el restaurante Fueguia 1833, donde la chef Julieta Caruso ofrece su ingeniosa versión de los platos tradicionales argentinos. También hay un jardín impecable y la empresa Ampersand Publishing que produce y vende libros en un solo lugar. En el segundo piso, hay una hermosa biblioteca donde se realizan lecturas, presentaciones y clases.

El Ateneo Grand Splendid

Buenos Aires es típicamente conocido por su tango y su carne, pero la palabra escrita también es protagonista en la ciudad con una librería en prácticamente cada esquina. El Ateneo está ubicada en un antiguo gran teatro construido en 1919, en un espacio imponente y cavernoso repleto de libros de piso a techo. Un detalle particularmente chic es el café en la tienda, construido sobre lo que alguna vez fue el escenario del tango, y todavía enmarcado por dramáticas cortinas de terciopelo rojo.

Mercado de San Telmo

Este mercado ha servido a los locales desde 1897, cuando se fundó originalmente como un mercado para las olas de inmigrantes europeos que acudieron a la ciudad durante ese período. Desde el interior, vale la pena tomarse un momento para mirar hacia arriba y observar los detalles de construcción originales, las columnas y las vigas que aún adornan el espacio hoy en día. La mayoría de los puestos, que venden todo tipo de chucherías, antigüedades, discos y artesanías, están abiertos todos los días. Cada fin de semana se celebra un mercadillo de los domingos en esta misma plaza pintoresca, a menudo con tango en vivo como acompañamiento.

Bar Los Galgos

El propietario original de este bar de jazz era un entusiasta amante de los perros, de ahí el nombre de Los Galgos. Es un lugar típico de los de antes, donde en lugar de grifos de cerveza, el alcohol fluye de cuellos de cisne antiguos, las mesas están cubiertas de formica y la barra de espejo es una reliquia de tiempos pasados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.