Infaltable en casa: la papa, por Patricia Rodríguez Real