srcset

Bestiario

Insólito. Usó un rociador para que la gata no le raye los muebles, pero la sorprendió su reacción

Jimena Barrionuevo
(0)
26 de mayo de 2020  • 16:35

Desde que Poppy era una cachorra, siempre tuvo una llamativa obsesión por el agua. Nada ni nadie se podía interponer entre la gata, sus deseos de beber o, simplemente, de estar en contacto con el agua . Aunque su familia no entendía bien de qué se trataba ese extraño comportamiento, lo aceptaron como una forma de ser.

"Cuando la adoptamos, me preocupaba que tuviera algún tipo de problema renal, pero el veterinario la examinó y dijo que estaba sana", dijo Lacy Findley, la humana de Poppy.

Los años pasaron, Poppy ahora tiene 10 años y su amor por el agua nunca desapareció . Pero ese no es su única pasión. Además de su constante búsqueda de agua, a Poppy también le encanta acurrucarse con su humana, mirar documentales de pájaros y, por supuesto, como a la mayoría de los gatos, rascarse en la mesa de madera que está en el living.

"A ella le encanta estirarse bien, y afilar sus uñas, especialmente en una superficie de madera", dijo Findley. " Tiene muchos artículos, juguetes y accesorios diferentes para rascar, pero nada le resulta tan atractivo como la mesa . Es más, con frecuencia la veo rascando la mesa mientras hace contacto visual conmigo".

Findley pasó días pensando diferentes maneras de evitar que Poppy se rascara en la mesa de madera. Hasta que finalmente decidió intentar con un rociador . Pensó que, a pesar de que era agua, a Poppy todavía le molestaría que la rociaran y, como resultado, dejaría de rascarse en la mesa. Pero incluso en forma de spray, Poppy no pudo resistir el agua e inmediatamente se enamoró del rociador que se suponía debía odiar .

Insólito. Usó un rociador para que la gata no le raye los muebles, pero la sorprendió su reacción

00:11
Video

"Pensé que una botella de spray ayudaría a enseñarle a no arañar los muebles", escribió Findley en una publicación en Facebook . "Ahora rasca muebles de madera cuando tiene sed". Claramente, rociar a Poppy -ni a ningún gato- no es una forma efectiva de hacer que deje de arañar los muebles, por lo que Findley se ha dado por vencida con esa técnica, pero todavía deja que Poppy juegue con la botella de spray de vez en cuando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.