Invirtió y creó una app que lleva comida a domicilio

Crédito: Gentileza
Daniela Chueke Perles
(0)
15 de junio de 2020  • 15:46

Martín Perez es founder y CEO de Pinny, una app de delivery de comida elaborada que evolucionó hasta convertirse en una comunidad de degustadores de gastronomía que en el contexto actual está colaborando con los restaurantes al no cobrarles ningún cargo por usar el servicio.

Muchas veces le dijeron que era un "busca" y eso le molestaba. El término, despectivo, se usa para cuestionar a esas personas que no suelen tener un empleo fijo, que parecieran no saber lo qué quieren, que siempre están detrás de oportunidades de ganarse unos pesos. Pero no era así como él se sentía. Sí, se reconocía como alguien inconformista, inquieto, incapaz de atarse a situaciones y proyectos que no los satisfacen. A los 34 años, con ese espíritu intacto pero ya con algunos logros consolidados, Martín Pérez, se amigó con el término y redobla la apuesta: "soy un busca y a mucha honra", dice este emprendedor apasionado de los viajes, la comida y la tecnología que reunión en una app exitosa todas esas variables.

Martín Perez es founder y CEO de Pinny, proyecto que nació en 2018 como la primera app de delivery de comida elaborada que evolucionó hasta convertirse en una comunidad de degustadores de gastronomía que en el contexto actual está colaborando con los restaurantes que no hacían delivery y hoy encuentran en el sistema de envío a domicilio el único canal posible para llegar a sus clientes.

"Queríamos una app para aquellos que estaban cansados de comer siempre lo mismo", recuerda Martín. "Desde el primer momento tuvimos mucha aceptación de la gente, éramos grandes inexpertos, nos tapaban los problemas, trabajábamos 20 horas por día y siempre faltaba más, pero la pasión y los resultados que estábamos teniendo nos motivó a seguir trabajando duro y manteniendo un crecimiento firme", repasa.

Su mayor logro fuearmar equipos de trabajo muy sólidos, de los cuales está orgulloso. Ellos lo acompañaron durante todo el proceso desde que la idea empezaba a tomar forma, hasta hoy que cuando atraviesan una etapa de conversión entre ser una startup a transformarse en una compañía.

Un camino sinuoso hasta descubrir una pasión

A los 23 años Martín fundó su primera empresa, un estudio de comercio exterior que todavía sigue funcionando. A los 25 años creó una importadora textil en Uruguay. A los 26 tramitó su residencia en Brasil, donde vivió y trabajó en CoMex durante más de 1 año. Con tal solo 27 años se mudó a Australia y fundó una importadora de tecnología. A los 28 años volvió a la Argentina, su lugar de nacimiento, donde trabajó sobre el negocio y la industria tecnológica desde aquí. A los 29 años compró una empresa de logística de alimentos que decidió vender el año pasado para dedicarse por entero al desarrollo de Pinny.

"La idea de que Pinny fuera simplemente una plataforma más de las muchas que hoy en día ofrecen delivery de comida, no nos conformaba", expresa. "Necesitábamos, no solo llevarle la comida a nuestros usuarios, sino también buscar la manera de acercarles todas las experiencias del mundo físico, para poder encontrar su plato favorito hecho por el mejor restaurante y que lo puedan comprar a través de la app", detalla.

Para poder hacerlo sumaron una red social donde los usuarios son quienes evalúan y posicionan los platos de acuerdo a su experiencia al probar el plato que eligieron. Pueden subir fotos del plato, valorarlo y comentarlo. Cada interacción que realizan los usuarios dentro de la comunidad les hace ganar puntos que podrán canjear por nuevos platos y, además, en la medida que van acumulando más puntos, se transforman en referentes gastronómicos dentro de la comunidad de Pinny.

Aprendizaje de los obstáculos: la cuestión de las habilitaciones

Desde que empezó a trabajar en la idea de lo que iba a ser Pinny, tenía muy claro que el rubro en el que se estaba metiendo: ya tenía players muy fuertes y sólidos, y si bien la propuesta planteaba muchas diferencias sabía que entrar en el rubro gastronómico no iba a resultar una tarea fácil.

Al principio querían vender comida casera, ser una especie de Uber de los cocineros. Pero las disposiciones legales sobre el control de alimentos frenaron la intención. Es una zona gris en la que prefirieron no continuar, de modo que actualmente desde la app solo se pueden pedir alimentos procedentes de restaurantes y chefs habilitados por las autoridades correspondientes.

"La única manera de poder llevar esto adelante y sortear todos los obstáculos con los que nos chocamos, resultó ser el trabajo en equipo. Crecimos mucho de golpe y si no nos hubiéramos adaptado a trabajar de esa manera, hoy Pinny no hubiera sido capaz de posicionarse en el mercado como lo hizo", analiza.

El desafío tecnológico también fue importante. "Trabajar en una empresa de tecnología y dentro del contexto en el que vivimos, te obliga a reinventarte todo el tiempo. Trabajamos en un ámbito súper dinámico donde no podemos permitirnos quedarnos quietos. La competencia es muy fuerte y los usuarios se vuelven más exigentes cada día", describe.

Modelo de negocio

Crédito: Gentileza

Los restaurantes que ofrecen sus platos en Pinny y le pagan una comisión por cada plato vendido. Este modelo está suspendido por el impacto económico de la pandemia. En estos momentos, como ayuda en el contexto de aislamiento no se está cobrando este cargo a los restaurantes. "Frente al escenario de la pandemia que golpea muy fuerte a todo el sector gastronómico, desde Pinny decidimos no cobrar comisión mientras dure la situación de emergencia", sostiene Martín.

Desde la aplicación de Pinny, los usuarios pueden comprar sus platos favoritos en el restaurante que elijan, cuentan con la valoración de la comunidad como referencia y el envío les llega a su domicilio

A fines de 2019 Pinny recibió inversión privada, lo que permitió darle una dimensión mayor al negocio y estar preparados para resistir la crisis actual.

"Todos los socios de Pinny estuvimos de acuerdo en que en este momento se trataba mas de ayudar y de poner a disposición todo nuestro sistema, que de ganar guita, tenemos un plan de expansión a Uruaguay, Chile y Paraguay, que recién ahora estamos pudiendo empezar a llevar adelante", cuenta Martín.

En números

U$S 175.000 de ahorros propios fue la inversión inicial

40.000 usuarios tiene www.pinnyapp.com

1.500 restaurantes se pueden elegir en Pinny

10 empleados en su departamento de sistemas.

30 colaboradores externos

15.000 platos vende por mes

500 operaciones diarias.

12 mil seguidores en Instagram @pinny.arg

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.