James Rhodes y la música como salvación