Mesa para dos. Javier Iturrioz: "La estética no tiene nada que ver con lo frívolo"