Jennifer Lawrence, la reina de las sagas, va por más