Kim Kardashian y Katy Perry, algunas de las famosas que se entregan a los cristales de cuarzo para salvar a Hollywood