Teatro. La absurda femineidad