La C de la gastronomía afrodisíaca