La ciencia más rara de 2018: pediatras que tragan ladrillos de Lego y pulpos con anfetaminas