La ciudades con el club sándwich más caro del mundo