La desafortunada elección de la campera de Melania Trump para visitar a los refugiados