Jorge Luis Borges. La duda es uno de los nombres de la inteligencia