Opinión. La escuela, una construcción social