El escenario. La incertidumbre-país y el blíster a mano