Carlos Fuentes. La memoria es el deseo satisfecho