La NASA restableció el contacto con la sonda Voyager 2 luego de siete meses de silencio